“Una casa que se hace Iglesia, una Iglesia que es casa”

Mons. Javier Martínez junto a Mons. Braulio Rodríguez, en la clausura de la X Semana de la familia.

Mons. Javier Martínez junto a Mons. Braulio Rodríguez, en la clausura de la X Semana de la familia.

El pasado viernes, se celebró en el Centro Cultural Nuevo Inicio la clausura de la X Semana de la familia de la Archidiócesis de Granada, organizada por la Pastoral familiar de Granada. Tras el saludo y la presentación por parte del Arzobispo de Granada, quien daba las gracias por la presencia de D. Braulio Rodríguez, comenzó la conferencia con la afirmación del Arzobispo de Toledo de que “la familia es Iglesia Doméstica”.

Mons. Rodríguez continuaba explicando el porqué se esta afirmación: “La familia es imagen viva del misterio de la Iglesia”. La familia es “una casa que se hace Iglesia, una Iglesia que es casa”, apuntaba.

En la ponencia, el Arzobispo de Toledo fue recogiendo el magisterio de los Santos Padres y de la Iglesia, donde, concretamente, ha hablado del Concilio Vaticano II y de los escritos que nacieron de él.

Cogiendo como ejemplo a San Juan Crisóstomo, apuntaba: “Haced de vuestra casa una Iglesia”. Y aclaraba, que la Iglesia “no son sólo los Obispos y los curas”; la familia “está puesta al servicio de la edificación del Reino de Dios en la Historia, mediante la participación en la vida y en la misión de la Iglesia”.

El Arzobispo de Toledo, durante su intervención, hizo mención importante del Beato Juan Pablo II, quien en un mensaje a las familias, en su viaje a Japón en 1981, les recomendó: “Quiero exhortar a cada familia Cristiana de Japón a ser verdaderamente una Iglesia Doméstica, un lugar donde se dé gracias y alabanza a Dios, un lugar donde su palabra sea escuchada y su ley obedecida, un lugar donde se eduque la fe y donde la fe se alimente y se fortalezca, un lugar de caridad (…), de apertura a los demás, especialmente a los pobres y necesitados”.

Siguiendo su argumento principal, D. Braulio Rodríguez fue repasando temas que afectan directamente a las familias, como la educación de los hijos, la función de los padres o la relación con el Estado. De esta forma, apuntaba la importancia de la preparación de los hijos, de la responsabilidad de los padres en su despertar religioso, del papel fundamental que tienen éstos en la fe de los hijos, del proceso catequético en la familia. “Los padres son los más importantes testigos de la fe”, decía el Arzobispo. Además, explicaba que “los niños necesitan ser protegidos en un entorno familiar estable”, dentro siempre del caso de cada familia. Respecto a la política familiar, Mons. Rodríguez afirmaba que “la Familia ha nacido antes que el Estado” y que hay que reconocer a los padres como primeros formadores y educadores de sus hijos.

Para terminar, el Arzobispo de Toledo recordaba la importancia de la Sagrada Familia de Nazaret, donde Cristo pasó tanto tiempo, y que sirve como modelo para las familias cristianas: “Hace falta que haya matrimonios que vivan de esta forma”, decía. Dirigiéndose a los presentes, como conclusión, explicaba que no se puede vivir sólo en la Iglesia, que sería bueno que las familias estuvieran acompañadas en el día a día de la Iglesia. “Hay que animar a los padres, porque son algo maravilloso, que no tiene sucedáneos”, concluía.

Oración en Familia en la Capilla Real.

Oración en Familia

La X Semana de la familia, que se ha celebrado del 15 al 20 de abril con el lema “Delante de Dios y de los hombres”, tuvo también una celebración especial en la Capilla Real, en la tarde del jueves. Familias de la Diócesis de Granada se congregaron en la Oración en Familia, que comenzó con la Adoración al Santísimo y que continuó con el rezo del Rosario, presidido por D. Manuel Reyes, Capellán Mayor de la Capilla Real y Vicario General de la Diócesis. A la Oración en Familia, acudieron algunos jóvenes que habían participado en el taller de música, organizado en esta Semana de la familia, que fueron los encargados de animar con sus cantos la celebración.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: