La S.I. Catedral acoge a la Patrona, con motivo del Año Jubilar Mariano

El Arzobispo bendice la Sagrada Imagen de la Virgen de las Angustias en la S.I. Catedral.

El Arzobispo bendice la Sagrada Imagen de la Virgen de las Angustias en la S.I. Catedral.

El último domingo de septiembre, la Virgen de las Angustias salió en procesión por las calles de Granada en el “Rosario de la aurora”, de madrugada, desde la Basílica hasta la Catedral. De manera excepcional este año, con motivo del Centenario de la Coronación Canónica, permaneció en la S.I. Catedral todo el día, hasta la tarde, que salió de nuevo en procesión de vuelta a la Basílica.

En la S.I. Catedral, durante la mañana del domingo 30 se celebraron misas y cultos en honor a la Patrona de nuestra ciudad, la Virgen de las Angustias, con motivo del Año Jubilar Mariano, en conmemoración del Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen.

A las 8:30 horas, con la llegada de la Virgen, se celebró en la S.I. Catedral la Misa para la Hermandad, y la Eucaristía para todos los fieles a las 9:15, 9:45, 10:30 y 12 horas. Además, a las 13 horas, el Arzobispo, D. Javier Martínez, ofició la Solemne Eucaristía por la intención del Cuerpo de hermanos palieros.

A las 17:30 horas comenzaba a formarse la procesión que acompañaba a la Patrona por las calles del centro de la ciudad, pero hasta las 18:30 horas no estallaron los cohetes en el cielo, anunciando que la Patrona salía en ese instante por la puerta principal de la Catedral, en la Plaza de las Pasiegas.

Acompañando a la Virgen iba nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, junto con numerosos sacerdotes diocesanos, representantes de las hermandades más ligadas a la Virgen de las Angustias, como la de Santa María de la Alhambra, Jesús Cautivo y la Archicofradía del Rosario Coronada, y otras más lejanas como las Hermandades de las Angustias de Estepa y Barcelona.

El Hermano mayor, Francisco Salazar dirigía el paso de la Virgen, al que precedía el Cuerpo de Hermanas Cofrades con su Junta Directiva, el Cuerpo de Hermanos Horquilleros y su Junta Directiva y la Junta de Gobierno de la Hermandad. En la procesión participaron un total de cinco bandas de música, así como representaciones de las principales instituciones civiles, religiosas y militares de la ciudad, como Ayuntamiento, Diputación, ejército, Federación de Cofradías, etc.

La Virgen, rodeada de nardos blancos, lucía la corona con la que fue coronada canónicamente hace ahora cien años, motivo por el que celebramos el Año Jubilar Mariano. Además, este año estrenaba una mantilla en su regazo, sobre la que se sitúa al Señor Yacente, realizada por las monjas Comendadoras de Santiago y donada por un hermano.

La Patrona partió de la Catedral, y pasó por la calle Cárcel Baja, Gran Vía de Colón, Reyes Católicos, Puerta Real, Acera del Darro, Fuente de las Batallas y Carrera de la Virgen, llegando a la Basílica pasadas las nueve y media de la noche.

Cuando la Virgen entraba en la Basílica, el Arzobispo, D. Javier Martínez, y el párroco de la Basílica, D. Francisco Molina, pronunciaron unas palabras y la bendición tras recogerse el cortejo.

Rosario de la Aurora
De manera excepcional, por ser el Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen de las Angustias, la Patrona salió de madrugada en el “rosario de la aurora”, acompañada de miles de granadinos por las calles del centro de la ciudad.

La Virgen partió de la Basílica de noche, a las 6 horas, y fue llevada desde la Carrera de la Virgen hasta la Catedral, pasando por la Plaza del Campillo, Plaza Mariana Pineda, Ángel Ganivet, Puerta Real, Mesones, Marqués de Gerona y Plaza de las Pasiegas.

Con las primeras luces del día, los fieles granadinos acompañaban a su Patrona rezando el Rosario.

Anuncios

El Arzobispo de Toledo celebra las Vísperas en la Basílica de las Angustias

Con motivo de la celebración del Año Jubilar Mariano, Mons. Braulio Rodríguez, Arzobispo de Toledo y Primado de España, visitó nuestra Diócesis el pasado sábado 29 de septiembre.

Mons. Rodríguez presidió el rezo de las Vísperas y la Santa Misa en la Basílica de Nuestra Señora de las Angustias la tarde del sábado, como preparación para el gran día de la Patrona, el último domingo de septiembre.

La Sagrada Imagen de la Virgen se encontraba montada en el Trono delante del altar, frente a la multitud que fieles que asistieron a la Eucaristía.

En la homilía que pronunció en la Eucaristía, Mons. Rodríguez habló de la figura mariana de la Virgen: “Un cristiano no puede prescindir de María en su seguimiento del Señor, y que en todo discípulo que responde a la llamada del Señor debe haber un principio, llamaríamos, mariano. Es decir, una manera de responder al Verbo de Dios que puede considerarse esponsal.”

El arzobispo de Toledo centró la homilía en la Patrona de Granada: “La Sagrada Imagen de Nuestra Señora de las Angustias nos trae sin duda a la memoria el dolor de María, pero, hermanos, su dolor es también muy especial. No es un dolor cualquiera. Sí, es un dolor humano, de madre, que produce un escalofrío de fascinación cuando fijamos los ojos en Ella, pero llega a compartir con la Virgen una sensibilidad por las preocupaciones y los dolores de la humanidad dolorida, cuando Ella espera acoger en su seno al Hijo destrozado por el pecado de los hombres, la injusticia, la crueldad, la arbitrariedad. Contemplemos su Imagen.”

Mons. Rodríguez continuó: “María pues, con Jesucristo en su regazo, se convierte también en una imagen de la Iglesia, que provoca en los creyentes el deseo de amar a Dios, que no es amado ni comprendido, y amar a su Hijo, muerto por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación. Pero también devotan las angustias de María el deseo de estar al lado de los hombres y mujeres torturados por innumerables cruces, para transmitirles aliento y cobijo.”