La teología de Henri de Lubac y “La fe, fundamento de la vida sacerdotal”

IMG_6707 Hoy han concluido las XIX Jornadas de Arciprestes y Vicarios de la Provincia Eclesiástica de Granada, que, desde el pasado martes, ha congregado a un grupo de sacerdotes de las Diócesis de Granada, Guadix, Almería, Cartagena, Jaén y Málaga, dedicadas al Año de la fe y la nueva evangelización.

Esta mañana el Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, ofreció una ponencia sobre “La fe, fundamento de la vida sacerdotal”, en la que profundizó sobre la fe en la vocación del presbítero y su presencia en el mundo contemporáneo, donde el hombre busca la felicidad continuamente. En este sentido, Mons. Catalá subrayó el modo y la tarea a la que está llamado el sacerdote de acercar al hombre de nuestros días la presencia de Cristo en una sociedad que vive como si no existiera, pero que Le desea. El Obispo de Málaga insistió en la necesidad que nuestros hermanos contemporáneos tienen de un Padre, así como de verdad y trascendencia, una tarea en la que el sacerdote debe contribuir a acercar la paternidad de Dios.

En su intervención, Mons. Catalá recordó el Magisterio en la Iglesia del Beato Juan Pablo II y del Papa Benedicto XVI; e incluso, aludió a San Juan de Ávila, proclamado Doctor de la Iglesia Universal el pasado mes de octubre en Roma. El Obispo señaló cómo ya en tiempos del Maestro Ávila, patrón del clero diocesano, el nuevo Doctor de la Iglesia se dio cuenta de esta necesidad, siempre actual, del hombre por una trascendencia que colme su corazón, así como de la ayuda del sacerdote para acercarle a Dios.

Respecto al Atrio de los Gentiles, ámbito propuesto por Benedicto XVI de diálogo entre creyentes y no creyentes que permitan ir hasta el fondo de lo que sucede en la vida y de lo que constituye el corazón del hombre, Mons. Catalá destacó la necesidad de este espacio público presente dentro de las Diócesis como lugar desde el que acercarse a nuestros hermanos contemporáneos.

Entre otras cosas, el Obispo habló de la conversión, de la fe que ha de ser vivida en comunidad, y no solos como hombres aislados, de una comunión fiel con el Catecismo –que recoge aspectos concretos de la vida del cristiano- y de una fe creíble para el mundo, es decir, una fe testimoniada.

Mons. MartínezDSC_0392
Los Arciprestes y Vicarios de la Provincia Eclesiástica tuvieron ocasión el miércoles, día 6, de conocer las instalaciones del nuevo Centro del Arzobispado “Studium Granatense et Sacromontanum”, que ha entrado en funcionamiento este curso y actualmente acoge el Centro de Magisterio “La Inmaculada” y la Escuela Internacional Abadía del Sacromonte, y en un futuro será también sede del Archivo Histórico Diocesano.

Nuestro Arzobispo ha participado en estas Jornadas con una conferencia sobre el libro “La fe cristiana” de Henri de Lubac, sacerdote y teólogo quien recibió el reconocimiento público del Papa Juan Pablo II por su contribución a la Iglesia, con sus estudios y vida cristiana.

Además de un recorrido por otras de sus obras y planteamientos que contribuyeron a aportar luz en la Iglesia, Mons. Martínez destacó la persona de Henri de Lubac y profundizó en su teología.

“Lo que caracteriza la teología de De Lubac es la frescura y la vuelta a los Padres de la Iglesia”, subrayó Mons. Martínez. En su intervención, el Arzobispo insistió en que “el hombre está hecho para el amor, pero el hombre no se da a sí mismo el amor” y que “una espiritualidad sin teología termina siendo o algo sentimental, o moralista o unas técnicas de motivación y autoayuda”. Asimismo, recordó que “una acción social que no tenga a Cristo como clave de lo humano termina siendo instrumentalizada por la ideología, o ella misma se convierte en ideología”.

Por la tarde, los participantes participaron en un cinefórum con la película “Cristiada”, dirigida en 2011 por Dean Wright, en la que narra la Guerra Cristera en México entre 1926 y 1929 cuando el Gobierno intentó suprimir la libertad de culto.

La XIX Jornada de Arciprestes y Vicarios de la Provincia Eclesiástica de Granada concluyeron esta mañana con la Eucaristía presidida por Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, y la comida fraterna en el Seminario diocesano San Cecilio.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: