Mons. Martínez acompañará al Papa en su última Audiencia General este miércoles en Roma

Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, acompañará a Benedicto XVI en su última Audiencia General como Pontífice, que tendrá lugar este miércoles en la Plaza de San Pedro en Roma. “Conmigo vais todos vosotros y vuestras intenciones, y vuestro amor a Jesucristo y al Papa. Allí estaréis todos”, afirmó Mons. Martínez dirigiéndose a todos los fieles granadinos.

Nuestro Arzobispo así lo anunció al término de la Eucaristía de Acción de gracias por el ministerio de Benedicto XVI, que tuvo lugar el pasado sábado día 23 en la Santa Iglesia Catedral, llena de fieles que quisieron así expresar su agradecimiento al Santo Padre por estos años de magisterio como Pontífice y por toda su vida entregada a Dios y a su Iglesia.

Eucaristía Acción de gracias PapaLa Eucaristía de Acción de gracias estuvo concelebrada por una veintena de sacerdotes, junto a los seminaristas de los tres seminarios de Granada: el diocesano “San Cecilio”, el Redemptoris Mater y el Seminario Menor “Virgen de Nazaret”. Mons. Martínez comenzó su homilía dando las gracias por la participación de tantos fieles en esta Eucaristía para expresar “juntos, en torno al altar de Cristo, nuestra comunión con Benedicto XVI, con el Santo Padre, nuestra compañía, nuestra oración con él”. Una participación que Mons. Martínez agradeció expresamente “por este gesto de comunión que fortalece nuestra conciencia de que somos miembros distintos pero del único cuerpo de Cristo, de la única Iglesia de Jesús, cuya cabeza es el Sucesor de Pedro”.

“Hoy estamos aquí para dar gracias porque el Señor ha regalado a la Iglesia un pontífice absolutamente excepcional. Los que he conocido (…) -tanto Pablo VI, como Juan Pablo II, como Benedicto XVI-, son tres figuras de hombres de Dios que han consagrado su vida sin reservas, sin límites, al Señor y por el Señor, a su Iglesia, a nosotros, a cada uno de nosotros”, señaló Mons. Martínez.

Benedicto XVI orandoBenedicto XVI
Respecto a Benedicto XVI, nuestro Arzobispo recordó que el Santo Padre “había sido ya el alma del magisterio riquísimo que nos ha dejado Juan Pablo II, y luego estos años él mismo ha sido una fuente constante de luz en momentos culturalmente confusos y en una sociedad muy fragmentada, muy desorientada, y muy perdida”.

“En medio de ese mundo, la voz de Benedicto XVI, este anciano que asume ser el timonel de la barca de la Iglesia con más de 80 años, y en estos años, no ha dejado de regalarnos una palabra -un poco como un eco de la voz de Dios en la Transfiguración-, no ha hecho más que repetir, una y otra vez, de mil modos -con sus libros, con sus catequesis, con sus escritos…-, dos o tres cosas elementales, pero esenciales, para mantenernos en la verdad en esta hora del mundo y en esta hora de la vida de la Iglesia: ‘Éste es mi hijo amado, escuchadle’”.

Mons. Martínez también se refirió al magisterio de Benedicto XVI: “El centro del magisterio del Papa ha sido justamente enseñarnos a anunciar a Cristo. En su primera Encíclica, que si queréis contiene el resumen más corto que se puede hacer de lo que significa el cristianismo: la experiencia vivida de que Dios es Amor, en el primer párrafo el Papa dice: ‘No se empieza a ser cristiano por una gran idea o por una coherencia o por unos principios cristianos, se empieza a ser cristiano por el encuentro con una persona viva”. Acción gracias Benedicto XVI

“La posibilidad de plenitud de nuestra vida humana está vinculada a la persona de Jesucristo y es el encuentro vivo con Jesucristo vivo, triunfador de la muerte, victorioso por su resurrección, contemporáneo de cada hombre y de cada mujer en nuestro camino de la vida gracias a su resurrección donde nosotros accedemos al conocimiento de  Dios y a la vida eterna”, subrayó el Arzobispo.

Oración cantada
Tras la Comunión y durante la oración personal, se interpretó cantado el Salmo 37, de Mendelson, en alemán, lengua natal de Benedicto XVI, como gesto de afecto y de unión con el Santo Padre, y “para que no sea como una intervención musical sin más en la Eucaristía, sino que para que abramos nuestro corazón a lo que el texto nos dice y nos ayude para acoger al Señor”.

El texto del Samo 37 dice: “Encomienda al Señor tu camino y confía en Él que Él actuará. Confía callado en el Señor y espera en Él con paciencia. Pon tu delicia en el Señor y Él te dará lo que pide tu corazón”.

Virgen de las Angustias Televisión
Al término de la Eucaristía, Mons. Javier Martínez anunció el inicio, en periodo de pruebas, de la televisión diocesana Virgen de las Angustias Televisión (VA TV), que, junto con la Diócesis de Guadix, la Archidiócesis ha puesto en marcha, bajo el lema “Con voz propia”. “Vamos a hablar de las cosas de Dios y de la Iglesia, pero hablará la propia Iglesia, no lo que otros digan. Eso está muy bien y, además, es imprescindible”, explicó el Arzobispo.

Pantallazo VA Television copiaEste nuevo canal de información diocesana retransmitirá las Eucaristías de los domingos desde la S.I Catedral, así como otras celebraciones y actos litúrgicos en el templo catedralicio y contenidos de interés de la Diócesis.

Virgen de las Angustias Televisión ha comenzado su emisión con un vídeo de testimonios en agradecimiento al Santo Padre Benedicto XVI.

Asimismo, se pondrá a disposición en www.vatelevision.com la Eucaristía de Acción de gracias que tuvo lugar el pasado sábado en la Catedral en comunión y como agradecimiento al Santo Padre, y el audio de la homilía de Mons. Martínez en el blog del Secretariado de Medios de Comunicación (https://diocesisgranada.wordpress.com) y en la web del Arzobispo (www.arzobispodegranada.es).

Escuchar homilía del Arzobispo

Anuncios

“Un momento siempre de gracia y de súplica de conversión”

Vía Crucis Catedral 2013

Al inicio del Vía Crucis en la S.I Catedral.

Vía Crucis penitencial celebrado en la Santa Iglesia Catedral, organizado por la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Granada y dirigido por Mons. Javier Martínez.

La intensa lluvia caída la noche del viernes 22 de febrero impidió la procesión del Cristo Crucificado que se venera en la Sacristía de la Basílica de Nuestra Señora de las Angustias pero no la celebración del Vía Crucis Penitencial, organizado por la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Granada y dirigido por nuestro Arzobispo Mons. Javier Martínez en la Santa Iglesia Catedral. En esta ocasión, el Vía Crucis estuvo presidido por la Sagrada Imagen del Cristo Crucificado que preside el altar mayor de la Catedral.

Antes de iniciar el rezo del Vía Crucis, Mons. Martínez dirigió unas palabras a los fieles invitándoles a vivir ese momento de oración con la súplica de conversión y la conciencia de la entrega de Cristo por cada uno de nosotros: “Vamos a vivir este momento, es un momento siempre de gracia, de suplica de conversión, de ofrecimiento también de nuestros males y nuestros dolores por el mal del mundo, unidos a la Pasión de Cristo. Nosotros le acompañamos como lo haremos en la Semana Santa en las Estaciones de penitencia en un gesto simbólico, siendo Él, en realidad, quien nos acompaña todos los días de nuestra vida. Con este gesto nosotros agradecemos esa compañía, esa presencia de Jesús y, al mismo tiempo, nos queremos unir a su Pasión redentora, a su amor por el mundo y por los hombres que llega hasta la muerte y hasta más allá de la muerte”.

Vía Crucis Catedral 23 feb 2013Vía Crucis
En el templo catedralicio se dieron cita los cofrades y fieles granadinos en comunión y oración durante las catorce Estaciones que se llevaron a cabo en su interior: “La Última Cena”, “El beso de Judas”, “Negaciones de San Pedro”, “Jesús es sentenciado a muerte”, “Jesús cargando con la cruz”, “Jesús cae bajo el peso de la cruz”, “El cireneo ayuda al Señor a llevar la cruz”, “La Verónica enjuga el rostro de Jesús”, “Jesús es despojado de sus vestiduras”, “Jesús es clavado en la cruz”, “Jesús muere en la cruz”, “El Descendimiento”, “Jesús en brazos de su madre” y “Jesús es puesto en el sepulcro”.

“En este rato de oración, acompañaremos a Cristo en los pasos que Él dio hasta llegar al monte Calvario para ser crucificado. Avivaremos nuestro amor siguiéndole de cerca. Guardaremos profundo silencio en el ambiente exterior y dentro de nuestro corazón, no dando entrada a pensamientos ajenos a esta piadosa contemplación”, fueron las palabras con las que se inició el recorrido del Vía Crucis, cuyo texto en cada Estación y la meditación del Evangelio fueron tomados del Vía Crucis para la Jornada Mundial de la Juventud a cargo de las Hermanas de la Cruz, celebrado el 19 de agosto de 2011 en Madrid.

Durante el recorrido, se rezó por todos los hombres y mujeres del mundo que son víctimas de injusticias, persecución, marginación, malos tratos, pobreza, esclavitud, vejaciones… “a los que Jesús les dice que no están solos, pues él asume su dolor y camina a su lado”.

Tras la Sagrada Imagen del Crucificado, acompañaron a Mons. Martínez en el Vía Crucis el Deán de la S.I Catedral, D. Juan Gutiérrez, y los canónigos de la Catedral D. Antonio Muñoz Osorio y D. Manuel García Gálvez. Junto al resto de cofrades, asistieron el  párroco de la Basílica, D. Francisco Molina, el presidente de la Real Federación de Hermandades y Cofradías, Antonio Martín, el Hermano Mayor de la Hermandad de las Angustias, Francisco Salazar, el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Granada, Fernando Egea, y la concejala de Presidencia, Rocío Díaz.

Ante la Virgen de las Angustias, Catedral Vía CrucisAnte la Virgen de las Angustias
Antes de concluir el Vía Crucis, Mons. Martínez dirigió unas palabras: “Sólo la luz de la mañana de Pascua hace de cada paso y de cada momento, no sólo de la Pasión, sino desde que el Hijo de Dios se hizo hombre, desde que se encarnó de las entrañas purísimas de la Virgen María, un gesto de amor infinito por todos los hombres. Por eso, en cada paso de la Pasión podríamos recordar un tipo de sufrimientos, o un tipo de pecados, un tipo de males, de los que aquejan nuestra vida, y ponerlos junto a la cruz de Jesús, para que esos males del mundo pudieran sentirse aliviados por ese Amor que nos abraza a todos y cada uno tal como somos, y que abraza a toda la historia humana tan cargada de miseria, de corrupciones, de todo tipo: de mentira, de abusos, de daños. Sólo el amor infinito de Dios abre en el tejido y en la trama de la historia el horizonte de la vida eterna y el horizonte de la esperanza, y por eso adoramos a ese amor, por eso lo veneramos, porque justamente Él nos ha abierto el camino del cielo”.

Ante Nuestra Señora de las Angustias, Mons. Martínez rezó la Oración final del Santo Padre Benedicto XVI durante el Vía Crucis de Madrid 2011: “Madre y Señora nuestra, que permaneciste firme en la fe, unida a la Pasión de tu Hijo, al concluir este Vía Crucis, ponemos en ti nuestra mirada y nuestro corazón. Aunque no somos dignos, te acogemos en nuestra casa, como hizo el apóstol Juan, y te recibimos como Madre nuestra. Te acompañamos en tu soledad y te ofrecemos nuestra compañía para seguir sosteniendo el dolor de tantos hermanos nuestros que completan en su carne lo que falta a la pasión de Cristo, por su cuerpo, que es la Iglesia. Míralos con amor de Madre, enjuga sus lágrimas, sana sus heridas y acrecienta su esperanza para que experimenten siempre que la Cruz es el camino hacia la gloria y la Pasión el preludio de la Resurrección. Amén”.

Con la bendición y la adoración de nuestro Arzobispo al Cristo Crucificado concluyó el Vía Crucis penitencial 2013 en la S.I Catedral de Granada.