Cinco seminaristas de la Diócesis reciben el domingo los ministerios de acólito y lector

Seminaristas de la Diócesis de Granada en la Catedral.

Seminaristas de la Diócesis de Granada en la Catedral.

El próximo domingo, 21 de abril, darán un primer paso en su acercamiento al sacerdocio, en la Eucaristía presidida por el Arzobispo de Granada, a las 12:30 horas en la Santa Iglesia Catedral.

Tras un tiempo formándose en sus seminarios, cinco jóvenes van a recibir el próximo domingo los ministerios de acolitado y lectorado: un primer paso en su camino hacia el sacerdocio, que les acercará a la Palabra de Dios y a la Eucaristía y que les permite ayudar al sacerdote en el servicio a los fieles.

Los seminaristas que van a recibir estos ministerios son Luis Miguel Sánchez, del Seminario Mayor “San Cecilio”, y Moisés Mendoza, Pau Codina, Tommasso Barnetti y Jorge Núñez, que se están formando en el Seminario Diocesano Misionero Redemptoris Mater “Virgen de las Angustias y San Miguel”.

En la Eucaristía, los seminaristas recibirán la Palabra y el pan y el vino de manos de Mons. Javier Martínez, como símbolo de que se le confían estos dos ministerios.

“Un tiempo de Gracia”
Luis Miguel Sánchez, del Seminario Mayor San Cecilio, explica ante este acontecimiento que van a vivir el domingo que estos “años en el Seminario son un tiempo de Gracia”. De esta forma, manifiesta su alegría y afirma que desde el primer momento que entró al Seminario “como a San Pablo, se me mostró, conocí el amor de Dios que se había entregado en su Hijo y que me amaba profundamente”. “Durante estos años el Señor me ha ido cambiando el corazón, transformando mi ser, haciéndome el corazón de pastor para entregarme por cada uno de los que conforman su pueblo, y así, el mismo amor que hemos conocido, darlo completamente por cada uno de los miembros del pueblo de Dios”, admite el seminarista diocesano.

Asimismo, al hablar sobre los ministerios de lector y acólito que van a recibir, Luis Miguel Sánchez señala que este primer acercamiento a la Palabra y a la Eucaristía ayuda a “que nos dejemos transformar tanto por la Palabra como por el Cuerpo del Señor que vamos a recibir”, para que “un día, cuando seamos sacerdotes, darlo y darnos por entero al pueblo de Dios”, explica.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: