“Cristo no nos abandona nunca”

Los seminaristas que recibieron los Ministerios de acólito y lector.

Los seminaristas que recibieron los Ministerios de acólito y lector.

Mons. Javier Martínez presidió ayer la Eucaristía en la Catedral en la que se celebraron los Ministerios de acólito y lector de cinco seminaristas y la apertura de la Semana Diocesana de la Familia.

En la Eucaristía celebrada ayer domingo en la Catedral de Granada, IV Domingo de Pascua y Domingo del Buen Pastor, acudieron muchos fieles de la Diócesis acompañando a los cinco seminaristas que recibieron de manos del Arzobispo los Ministerios de acólito y lector, como preparación a su pronta ordenación como diáconos y, posteriormente, como sacerdotes.

Luis Miguel Sánchez, del Seminario Mayor “San Cecilio”, y Moisés Mendoza, Pau Codina, Tommasso Barnetti y Jorge Núñez, del Seminario Diocesano Misionero Redemptoris Mater “Virgen de las Angustias y San Miguel”, acompañados de sus rectores y formadores, dieron así este paso en el que recibieron como símbolo de los Ministerios la Palabra de Dios y el pan y el vino.

El Arzobispo les entregó la Palabra de Dios.

El Arzobispo les entregó la Palabra de Dios.

D. Javier Martínez dedicó sus palabras en la homilía a la figura del Buen Pastor y señaló que “Jesús se presenta como Buen Pastor, que no sólo conoce a sus ovejas, una por una, sino que las ama de tal manera que en lugar de ser el pastor el que vive de sus ovejas son las ovejas las que viven del pastor”. Asimismo, añadió que “celebrar esta fiesta es celebrar que Cristo vive y que nuestra salvación, nuestra esperanza, nuestra confianza, nuestra certeza, puesta en la fidelidad de Dios y en la misericordia de Dios, de la vida eterna no depende de nuestras virtudes y nuestras cualidades sino de la fidelidad de Cristo que ha triunfado en su propia carne sobre el pecado y la muerte”. “Cristo no nos abandona nunca” proclamó ante la asamblea.

Refiriéndose a los seminaristas que recibieron los Ministerios expresó su alegría de acoger a los cinco jóvenes, “que reflejan la universalidad de la Iglesia”, ya que provienen de varias nacionalidades. Sobre el sacerdocio, el Arzobispo les explicó que es un signo de la fidelidad de Dios: “El sacerdocio es, de todos los sacramentos, aquél en el que el Señor ha querido prolongarse de una manera más visible, más pedagógicamente accesible para todos”, señaló.

“Si vuestras vidas son verdaderamente de Cristo –les exhortaba-, si a la hora de acoger la llamada de la Iglesia  y ofrecer vuestras vidas al Señor por la Iglesia, para el servicio de la Iglesia y del mundo, lo decís con sencillez de corazón el Señor hará maravillas, porque al Señor le gusta lucirse cuando a los hombres les parece que es imposible todo”, les decía, antes de cuestionarles “¿pues que se luzca el Señor no? ¡Lúcete! Y que brille la belleza inmensa de tu Gloria, que es la belleza de tu amor por nosotros” pedía al Señor.

D. Javier Martínez da la paz y felicita a los seminaristas.

D. Javier Martínez da la paz y felicita a los seminaristas.

Semana de la Familia
La Eucaristía también dio lugar a la apertura de la Semana Diocesana de la Familia, que se está celebrado en Granada durante toda esta semana. Mons. Javier Martínez invitó a los presentes a que participaran en los actos programados por la Delegación de Pastoral Familiar y que corrieran la voz a sus allegados para que pudieran estar presentes en lo que definió como “un bien” para todos y para la Iglesia.

Uno de los seminaristas dando la comunión, tras recibir los Ministerios.

Uno de los seminaristas dando la comunión, tras recibir los Ministerios.

Gran misión en la Diócesis
El Arzobispo anunció en la Eucaristía a toda la Diócesis la celebración de una gran misión en la Diócesis de Granada: “Estamos llamados, en una situación nueva del  mundo y de la historia, a dar testimonio de Jesucristo de una maneras nuevas”. Hace falta “mucha más participación del pueblo cristiano en la misión de la Iglesia , cada uno de nosotros” continuaba. “Estamos llamados a vivir la misión de la Iglesia de otras maneras” y “tenemos que hacer esta misión todos juntos y la vamos a hacer con la ayuda del Señor todos juntos”, explicó refiriéndose a toda la Iglesia en Granada: sacerdotes, parroquias, grupos, comunidades, movimientos, congregaciones, realidades, iniciativas…

Asimismo indicó que todavía se está pensando la forma de hacer esta misión, por lo que pidió a la Diócesis que rezara por su puesta en marcha ya que hace falta “un nuevo anuncio a este mundo que se muere de hambre de Dios y no tiene quien le de pan, el pan de la vida (…), el pan de la fe”.

Escuchar homilía.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: