“En cada altar acontece Belén, porque viene el Hijo de Dios”

D. Javier altar Catedral_portadaExtracto de la homilía en la Eucaristía previa a la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, el 2 de junio, en la Santa Iglesia Catedral de Granada, previa a la procesión con el Santísimo Sacramento por las calles del entorno del templo catedralicio. Asimismo, previamente tuvo lugar una hora de adoración eucarística, en comunión con la Iglesia universal en ese mismo momento en todas las catedrales, templos, parroquias e iglesias del mundo.

(…) Yo pensaba (…), por otras reflexiones que habían surgido en el entorno de estos días del Corpus: ‘Señor, gracias a que en nuestra vida contamos contigo; gracias a tu Presencia; gracias a tu redención; gracias a que Tú nos has enviado a tu Hijo y nos has salvado y se ha entregado por nosotros; y gracias a que ese hijo ha querido permanecer en medio de nosotros de forma que podamos acceder a la experiencia de la vida nueva en Ti, a la experiencia de la vida divina, como hijos de Dios en este mundo. (…)

(…) Si todo al final lo va a devorar la muerte, hay como una especia de tumor en el alma al decir: “Y qué más da todo”. Si todo lo devora la muerte, qué más da todo. El punto de partida de nuestra fe es que la muerte no tiene la última palabra. Que Cristo ha vencido en la entrega de Sí mismo -de la que San Pablo nos hace memoria en el pasaje que hemos leído de su carta-, en la entrega de Sí mismo ha vencido al señor de la muerte. Pecado y muerte ya no tienen la última palabra sobre nosotros. La tiene el amor infinito de Dios, la tiene la gracia de Dios, su poder salvador. Y ese poder salvador que se expresa de manera suprema en el anonadamiento de Dios hasta la propia muerte, hasta darse por nosotros para rescatarnos del poder de la muerte; ese anonadamiento de Dios es el fundamento de todo, de toda esperanza, lo que llena de sentido todo amor, toda bondad, todo sacrificio, toda belleza, toda verdad.

La vida entera sería una gran mentira si la muerte fuese la última palabra sobre nuestras personas y sobre nuestras vidas. Y, entonces, uno se da cuenta de lo que significa haber conocido al Señor. (…) tener la experiencia de su redención y salvación, y tener su permanencia viva entre nosotros.

Al celebrar la fiesta del Cuerpo de Cristo es celebrar que ese don del que era un signo la ofrenda del pan y el vino de Melquisedec a Abraham (…), eso todo en memoria, lo tenemos para nosotros, en esta Eucaristía. Acontece de nuevo. En cada altar, acontece Belén, porque viene el Hijo de Dios. (…)

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

Solemnidad del Corpus Christi
2 de junio de 2013, S. I Catedral

Escuchar homilía

Anuncios

Granada vive la Solemnidad del Corpus Christi en adoración, oración y manifestación pública de su fe

Adoración eucarística 2 junio

Adoración eucarística en la S.I Catedral, en comunión con la Iglesia universal.

Tras el día grande para la Diócesis como fue la celebración del Corpus Christi el pasado jueves, conservando así la tradición de festejarlo ese día, ayer domingo celebramos la Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo. En la Santa Iglesia Catedral, nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez presidió la Eucaristía y posterior procesión con la Custodia por las calles de Granada. Antes, el templo catedralicio acogió la hora de adoración eucarística, en comunión con la Iglesia Universal en ese mismo momento.

Mons. Javier Martínez presidió la hora de adoración al Cuerpo de Cristo en el mismo momento en que todas las iglesias, parroquias, templos y catedrales del mundo lo hacían, siguiendo así la invitación del Papa Francisco de celebrar dicha hora de adoración eucarística en el Año de la fe y con motivo de esta Solemnidad.

También lo hicieron las iglesias y parroquias de Granada, así como la Santa Iglesia Catedral, donde a través de cantos, lecturas y oraciones de la asamblea se llevó a cabo la adoración al Santísimo Sacramento. Asimismo, hubo momentos de silencio, para la oración personal y la súplica, en completo silencio en el interior del templo catedralicio, en un encuentro personal ante el Señor desde la oración que nace del corazón.

Corpus Christi Solemnidad 2 junioEucaristía
Posteriormente, nuestro Arzobispo presidió la Eucaristía.

“Yo pensaba (…), por otras reflexiones que habían surgido en el entorno de estos días del Corpus: ‘Señor, gracias a que en nuestra vida contamos contigo; gracias a tu Presencia; gracias a tu redención; gracias a que Tú nos has enviado a tu Hijo y nos has salvado y se ha entregado por nosotros; y gracias a que ese hijo ha querido permanecer en medio de nosotros de forma que podamos acceder a la experiencia de la vida nueva en Ti, a la experiencia de la vida divina, como hijos de Dios en este mundo”, explicó Mons. Javier Martínez en su homilía en esta Solemnidad.

“Si todo al final lo va a devorar la muerte, hay como una especia de tumor en el alma al decir: “Y qué más da todo”. Si todo lo devora la muerte, qué más da todo. El punto de partida de nuestra fe es que la muerte no tiene la última palabra. Que Cristo ha vencido en la entrega de Sí mismo -de la que San Pablo nos hace memoria en el pasaje que hemos leído de su carta-, en la entrega de Sí mismo ha vencido al señor de la muerte, pecado y muerte ya no tienen la última palabra sobre nosotros. La tiene el amor infinito de Dios, la tiene la gracia de Dios, su poder salvador. Y ese poder salvador que se expresa de manera suprema en el anonadamiento de Dios hasta la propia muerte, hasta darse por nosotros para rescatarnos del poder de la muerte; ese anonadamiento de Dios es el fundamento de todo, de toda esperanza, lo que llena de sentido todo amor, toda bondad, todo sacrificio, toda belleza, toda verdad”, subrayó.

La Custodia por las calles de Granada.

La Custodia por las calles de Granada.

Asimismo, “la vida entera sería una gran mentira si la muerte fuese la última palabra sobre nuestras personas y sobre nuestras vidas. Y, entonces, uno se da cuenta de lo que significa haber conocido al Señor”, afirmó Mons. Javier Martínez, quien destacó que la celebración de la fiesta del Corpus Christi es hacer memoria del don que es la entrega del Hijo de Dios por nosotros: “En cada altar, acontece Belén, porque viene el Hijo de Dios”, subrayó.

Procesión con la Custodia
Tras la Eucaristía, la Custodia con el Santísimo Cuerpo de Cristo salió un año más por las calles de Granada, en un breve recorrido por los alrededores de la Catedral, pero vivido con la misma intensidad y oración que días antes, el jueves día 30, por las principales calles de la ciudad.

La Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa fue la encargada de la organización de los cortejos de las Hermandades y Cofradías que participen en la Procesión del Corpus, tanto de Gloria, Penitencia como las Sacramentales.

Numerosos fieles contemplaron el paso de la Custodia con el Cuerpo de Cristo al mismo tiempo que nuestro Arzobispo bendecía y saludaba a los asistentes, especialmente a los más pequeños. Fue una jornada en la que el pueblo de Granada dio, una vez más, muestra pública de su fe con la procesión de la Custodia que albergaba el Cuerpo de Cristo.
Escuchar homilía…

Mons. Martínez bendiciendo durante la procesión.

Mons. Martínez bendiciendo durante la procesión

Mons. Martínez bendice a un niño durante la procesión.

Mons. Martínez bendice a un niño durante la procesión.

Para ver galería fotográfica.

Publicado en Diócesis. Etiquetas: . Leave a Comment »

Celebrado el Corpus Christi en la Abadía del Sacromonte por el rito hispano-mozárabe

Procesión eucarística en la Abadía del Sacromonte.

Procesión eucarística en la Abadía del Sacromonte.

Ayer, 2 de junio, se celebró la Solemnidad del Corpus Christi en la Abadía del Sacromonte, conocido popularmente como el “Corpus chico”.

Este año, con motivo del Año de la fe, el Papa Francisco convocó a toda la Iglesia universal para adorar al Santísimo de 17 a 18 horas, en todas las catedrales y parroquias del mundo, en comunión con la Iglesia y el Santo Padre. Por ello, en la S.I. Catedral de nuestra Diócesis y en muchas parroquias de Granada se celebró esta hora de adoración al Santísimo por la tarde, en la que participaron los párrocos y sacerdotes diocesanos.

Por su parte, un año más, la Abadía del Sacromonte acogió la celebración del Corpus Christi en la Solemnidad, más conocido como “Corpus chico”. Esta celebración comenzó con una hora de oración y adoración al Señor, en la capilla de la Asunción, y más tarde se celebró la Eucaristía por el rito hispano-mozárabe, como es tradición en la Abadía del Sacromonte, presidida por el Abad, D. Alberto Espinar, y concelebrada por el Cabildo colegial de la Abadía.

Al término de la Eucaristía, tuvo lugar la procesión con la Custodia del Santísimo Sacramento por el claustro de la Abadía, adorándolo en cada altar, y también por el exterior de la Abadía.

Altar Angustias

Altar que rinde homenaje a la Virgen de las Angustias.

La Asociación de Amigos de la Abadía del Sacromonte rindió homenaje a la Virgen de las Angustias, dentro de estas celebraciones del Corpus Christi, con motivo del Centenario de su Coronación Canónica, que celebramos este año. La Asociación montó un sencillo altar ante el gran lienzo de la Virgen de las Angustias, situado en la nave lateral de la Iglesia colegial de la Abadía. Al detenerse la procesión ante el altar, y descansar en él la Custodia, un miembro de la Asociación leyó una poesía del canónigo D. Federico Rodríguez Ratia dedicada a la Patrona, la Virgen de las Angustias.

La Abadía del Sacromonte está íntimamente ligada a la parroquia de Nuestra Señora de las Angustias, pues el que fuera Arzobispo de Granada, D. Pedro de Castro, fundó la Abadía y la actual parroquia de las Angustias.

“Sacramento de nuestra fe”

Altar Corpus AbadíaEn su homilía el Abad habló de la  importancia de la celebración del Corpus Christi especialmente en este Año de la fe, un año de gracia, y recordó las palabras de Benedicto XVI en la Carta Porta Fidei, con la que se proclama este Año: “El creyente está llamado a confesar la fe de una forma más intensa, más sincera, con mayor conocimiento de lo que proclama, y también con una esperanza viva de que lo que proclama se realiza”.

“Estamos celebrando el sacramento de nuestra fe”, señaló el Abad”. “Hemos escuchado en la segunda lectura a San Pablo hablándole a una comunidad, una comunidad que está dividida, y San Pablo les habla así: `Yo he recibido una tradición que viene del Señor, y que a mi vez os hago presente, que la noche en que iba a ser entregado, el Señor tomó pan y dijo `esto es mi cuerpo´, tomó vino y dijo `ésta es mi sangre´, por eso cada vez que celebráis este memorial, hacéis presente la muerte del Señor hasta que vuelva. Ésta es la verdadera tradición, la auténtica tradición, la tradición original´”, subrayó D. Alberto Espinar.

Ver vídeo de la procesión del Corpus Christi en la Abadía