Las Pastorales de Juventud y Universitaria de Granada clausuran el curso, en Iglesia Noticia

copeLa clausura del curso pastoral de las Delegaciones de Juventud y Universitaria de nuestra Diócesis, los últimos preparativos de la Pastoral de Juventud para el Encuentro de jóvenes en El Rocío, o la peregrinación a Granada de 250 fieles del Arciprestazgo de la Alpujarra interior son algunos de los contenidos de este programa de Iglesia Noticia, que se emitió ayer, 7 de julio de 2013, en COPE Granada.

Como todas las semanas, el informativo diocesano Iglesia Noticia comienza con la lectura del Evangelio correspondiente a ese domingo. En este caso, se trata del XIV Domingo del Tiempo Ordinario, y leemos el pasaje de Lucas 10, 1-12. 17-20.

Además de los temas de información ya citados, en este programa hablamos de la Jornada de responsabilidad en el tráfico, que se celebró el domingo, con motivo de la festividad de San Cristóbal, y de la Campaña lanzada por la Comisión Episcopal de Migraciones, bajo el lema “¿Qué luz te conduce?”.

En este programa, también nos hacemos eco de los testimonios de algunos religiosos y misioneros que han colaborado con la Pastoral de Juventud de Granada y ahora se marchan a otros lugares para continuar su misión, de la celebración del Aula de Verano Malagón Rovirosa en Madrid, en la que participan varios ponentes de nuestra Diócesis, y de la ampliación de horarios para visitar el camarín de nuestra Patrona, la Virgen de las Angustias.

Escuchar el programa

Anuncios

La peregrinación del arciprestazgo de Alpujarra interior a la Catedral, un día “para recordar”

CATEDRALINTERIOR250 fieles de los pueblos de la zona peregrinaron ayer domingo, día 7, a la Catedral, la Capilla Real y la Basílica de las Angustias, con motivo del Año de la fe y del Año Jubilar de la Patrona.

Los peregrinos del arciprestazgo de Alpujarra interior, tras salir temprano de sus respectivos pueblos, llegaron a la Catedral y participaron en la Eucaristía presidida por el Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez. Acompañados de cinco sacerdotes y de algunos fieles del arciprestazgo vecino de Órgiva, “disfrutaron de una jornada hermosa”, según explica D. Pablo Castilla, párroco de Cádiar. Asimismo, señala que esta peregrinación “la van a tener en el recuerdo mucho tiempo”.

De la Eucaristía celebrada en la Catedral, los peregrinos destacan “la cercanía del Arzobispo hacia la gente”, que “se volcó” con ellos desde el inicio de la misa, incluso “saltándose el protocolo muchas veces, se acercó a nosotros y nos invitaba a hacer fotografías”, explica el sacerdote. También, D. Javier Martínez “insistió en que estábamos en la casa madre, en la casa del Pueblo de Dios”, señala.

Al término de la Eucaristía, los peregrinos entraron en la Capilla Real, y, por la tarde, se dirigieron a la Basílica de Nuestra Señora de las Angustias, donde se unieron a la Adoración Eucarística que se estaba celebrando en esos momentos. En el Año Jubilar que toda la Diócesis está celebrando por el centenario de la Coronación Canónica de la Virgen de las Angustias, los fieles aprovecharon para rezar el Santísimo Rosario ante la Virgen, en el que cada pueblo había preparado un misterio y se encargó de llevar el rezo, junto a una lectura bíblica y una petición.

Al término de la oración, los peregrinos estuvieron visitando el Camarín y subieron a ver a la Virgen de las Angustias. Terminada la jornada, emprendieron el viaje de regreso a sus pueblos.

“Él vence en nosotros el pecado y la muerte”

D. Javier ofrendaPalabras de Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, en la homilía de la Eucaristía celebrada el pasado domingo, 7 de julio de 2013, XIV Domingo del Tiempo Ordinario, en la S.I. Catedral de nuestra Diócesis.

Queridísima Iglesia de Dios, Esposa amada de nuestro Señor Jesucristo, muy queridos sacerdotes concelebrantes:

Si hay alguna frase en la liturgia de hoy, que es como una explosión, una explosión de alegría, una explosión que justifica casi por sí misma el nombre de Evangelio, de buena noticia que tiene el anuncio del Señor y la vida de la Iglesia, es justamente la frase en que Jesús dice “yo veía” o estaba viendo a Satanás caer del cielo como un rayo.

De hecho, el cristianismo, el anuncio de la venida de Cristo vivo y resucitado, es justamente el anuncio de la victoria del amor de Dios sobre Satanás y sobre las fuerzas del mal, y hay pocas frases en el Evangelio que estén más cargadas de esperanza que ésta. Es decir, Satanás está derrotado, y me diréis en seguida: pero basta ver un telediario y darnos cuenta de que el enemigo no para de enredar. Vemos guerras, vemos violencias, vemos odio, vemos la miseria humana en todas sus formas, no sólo en los telediarios, sino también en la vida, también en todos los medios de comunicación. Y sin embargo, yo os digo: el destino del mundo y el destino de cada uno de nosotros por el acontecimiento de Cristo, por su Encarnación, su Pasión y su muerte, por su Resurrección y por el don del Espíritu Santo ha introducido en la historia, han introducido nuestras historias, ha introducido en la vida un horizonte diferente. Satanás está ya derrotado, lo ha derrotado Cristo en sí mismo y lo tiene derrotado en nosotros, por mucho que nos enrede y por mucho que él nos pueda hacer morder el polvo y humillarnos.

A veces cuando recibimos alguna situación desagradable o alguna humillación, tendemos en seguida a pensar que es Dios quien nos lo manda. Quien quiere nuestra humillación no es Dios, quien quiere vernos postrados por tierra y destrozados, y tristes no es Dios, nunca. Dios quiere nuestra vida, Dios es el Dios de la vida. Es el enemigo, el que San Ignacio llamaba “el enemigo de la naturaleza humana”, el que quiere vernos llenos de desesperanza, destruido nuestro amor, desconfiando unos de otros, divididos unos de otros y tristes, tristes. El fruto del dominio de Satanás sobre el mundo es la tristeza, es la amargura, es esta tristeza vaga… pero que lo llena todo, que lo invade todo, como la niebla.

Pero yo quiero proclamar delante de vosotros que Satanás está ya vencido; que Satanás puede darnos guerra, lo que son los coletazos de un animal herido y que el amor de Dios -hay muchas palabras en el Evangelio que se podían unir a ésta, cuando Jesús dice: “Nadie puede atar a un hombre fuerte si no viene otro que es más fuerte que él”- se está refiriendo también a Satanás.

Satanás es el fuerte, es más fuerte que nosotros. Tiene más astucia, tiene artes para engañarnos de mil maneras, pero ha venido Uno que es más fuerte que él, y ese Uno más fuerte que él se llama Jesucristo, y Él ha vencido ya en su carne al pecado y a la muerte, y en la medida en que nosotros lo acogemos en nuestra vida, también Él vence en nosotros el pecado y la muerte. No porque no tengamos debilidades. Desde el momento en que hemos conocido a Jesús, todos tenemos necesidad de pedir perdón por nuestros pecados y por nuestras miserias.

Pero nuestras vidas ya no están marcadas como las de los paganos, por lo que nosotros seamos capaces de hacer, porque nosotros seamos capaces de convencer a Dios de que somos buenos. Nuestras vidas están determinadas por el amor infinito de Dios. Y también pasaremos por la muerte, pero tampoco la muerte de un cristiano es lo mismo que la muerte de un pagano, porque nosotros sabemos que morimos, pasamos por la muerte de la mano de Jesús. No morimos jamás solos. Un cristiano no está jamás solo. Un cristiano es miembro del cuerpo de Cristo, y desde el Bautismo tiene la vida divina sembrada en él. (…)

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada
7 de julio de 2013, S. I Catedral

Escuchar la homilía completa

En septiembre se celebra en Granada el curso internacional “Los Padres de la Iglesia nuestros contemporáneos”

Cartel del curso "Los Padres de la Iglesia nuestros contemporáneos".

Cartel del curso “Los Padres de la Iglesia nuestros contemporáneos”.

El Instituto de Filosofía “Edith Stein” (IFES) de la Archidiócesis de Granada y el Centro “Juan Pablo II” de Varsovia, en Polonia, organizan conjuntamente este curso que tendrá como sede el Seminario Mayor “San Cecilio”.

Del 1 al 8 de septiembre, Granada acogerá a estudiantes de todo el mundo que asistirán al curso internacional “Los Padres de la Iglesia nuestros contemporáneos”, organizado por el Instituto de Filosofía “Edith Stein” en colaboración con el Centro “Juan Pablo II” de Varsovia.

En este curso participarán como ponentes profesores de ambas instituciones y tendrá como sede el Seminario Mayor “San Cecilio”. Por parte del Instituto de la Archidiócesis de Granada, intervendrán Aaron Riches, Artur Mrówczynski – Van Allen y Mátyás Szalay, y desde Polonia vendrán Marta Kwasnicka y Michal Luczewski, profesores del Centro “Juan Pablo II”.

El contenido del curso se desarrollará durante cuatro seminarios impartidos en inglés y, según explica Marcelo López Cambronero, director del IFES y coordinador del curso, “intenta comprender qué posiciones de los Padres de la Iglesia son importantes para la explicación política y económica contemporánea”.

Centro “Juan Pablo II”
El Centro “Juan Pablo II” de Varsovia organiza todos los años un curso de verano, en el que participan alumnos de todo el mundo. Este año se ha acordado junto con el Instituto de Filosofía “Edith Stein” de la Archidiócesis, que Granada sea sede permanente y que, a partir de ahora, todos los años se celebre aquí un curso internacional, iniciativa que acoge la Archidiócesis de Granada.

El curso “Los Padres de la Iglesia nuestros contemporáneos” está abierto a estudiantes que tengan conocimientos en filosofía y que gocen de un inglés fluido para poder seguir las clases. Para poder matricularse tienen toda la información en la web del Instituto de Filosofía “Edith Stein”, www.iapspain.es.

Ver vídeo de presentación del curso.