Peregrinación del Arciprestazgo de la Alpujarra a la Basílica

Alpajurra interior en basílicaEl pasado día 7, el Arciprestazgo Alpujarra Interior peregrinó, con motivo del Año Jubilar Mariano del Centenario de la Coronación Canónica de la Santísima Virgen de las Angustias de Granada, a su Basílica.

Han sido 285 las personas que han venido en peregrinación de las distintas parroquias que componen el Arciprestazgo. Al frente del mismo ha venido su Arcipreste, D. Pablo Castilla, Párroco de Cádiar, Narila, Yátor, Lobras y Tímar. Ha estado acompañado por los sacerdotes: D. Roberto Benavides, Párrroco de Bérchules, Alcútar, jubiles, Mecina Bombarón, Golco, y Yegen; D. Javier Sabio, Párroco de Válor, Nechite, Mecina Alfahar, Mairena, Júbar, Laroles y Picena; D. Alvaro García de Movellán, Párroco de Ugíjar, Cherín, Jorairátar y Cojáyar: y  D. Enrique Ferrer, Párroco de Trevélez, Busquístar, Pórtugos y Pitres. Los peregrinos han venido en cinco autocares que salieron de los distintos pueblos sobre las nueve de la mañana. Por la mañana han participado en la misa de las doce y media en la Catedral, que ha sido presidida por el Sr. Arzobispo, D. Javier Martínez, y los ha saludado muy afectuosamente. Al terminar la misa han visitado la Capilla Real.

Sobre las seis y media, estaban citados todos los peregrinos en la puerta de la Basílica, donde les esperaba con mucha alegría y satisfacción D. Antonio Mezcua, alpujarreño de Pitres y  miembro de la Comisión General del Primer Centenario de la Coronación Canónica de la Santísima Virgen de las Angustias. Antes de entrar, se hicieron una foto delante de la fachada de la misma y, cuando terminó la Eucaristía de las seis, fueron entrando con mucho orden y respeto, y acompañados por sus párrocos, ocupando todos los asientos de la nave central así como los laterales del altar mayor y el crucero.

Con el Señor expuesto, todos los peregrinos han tenido unos momentos de meditación interior antes del comienzo del Santo Rosario. D. Roberto Benavides ha hecho la introducción al rezo del Santo Rosario, en la que ha manifestado“(…) El corazón de nuestra Madre, la Virgen de las Angustias, se convierte en la puerta que nos introduce en la fe, que es ante todo encuentro con una persona, Jesucristo, nuestro Señor. Esta es, ante todo, la misión de la Virgen: llevarnos al encuentro de su hijo para que en este encuentro podamos descubrir la gracia también de sentirnos hijos de Dios e hijos de esta bendita Madre, que es consuelo y alegría para los que nos confiamos a su maternal protección. Ella nos abre las puertas de su casa de su corazón y nos muestra al verbo de Dios encarnado en este Sacramento de la Eucaristía, que ardientemente desea encontrarse con cada uno de nosotros. Abramos, pues, también nosotros las puertas de nuestra vida y de nuestro corazón para que Él pueda entrar en todos los rincones de nuestra existencia y llenarlos e inclinarlos con su luz, su paz y su amor”.

Cada misterio del Santo Rosario ha sido rezado por distintos peregrinos que, al comienzo de cada uno, han hecho unas oraciones, motivadoras a la reflexión, para rezar cada misterio con suma devoción y cariño a la Santísima Virgen. Antes de dar la bendición con el Santísimo, D. Pablo Castilla ha hecho la siguiente oración final: “Señor Jesús, estamos en tu presencia reunidos en oración y adoración un gran número de alpujarreños. Lo hacemos al final de esta peregrinación: miembros de una sola Iglesia hemos acudido a la Iglesia madre en unidad y comunión, para expresar nuestra fe. Ahora al caer de la tarde, te damos gracias por este día: gracias por la fraternidad y la convivencia, gracias por tu Palabra y tus enseñanzas, gracias por tu Cuerpo y tu Sangre, salvación para todos nosotros. Te pedimos por todos los que estamos aquí: aumenta nuestra fe, haz que te sintamos cercano, danos fuerza y esperanza, ilumínanos en la duda, aliéntanos en la dificultad, consuélanos en el dolor. Haznos capaces de ser fieles a Ti, porque por nosotros mismos, poco podemos. Y, finalmente, te presentamos a tantas y tantas personas que no han venido con nosotros y que también necesitan de Ti: nuestros ancianos y enfermos, las familias de nuestros pueblos, los que sufren por cualquier causa, los que necesitan una luz que les guíe, los que han perdido la fe o no la viven. Da a todos lo que les haga falta, y a nosotros, que estamos junto a ellos, muévenos a salir a su  encuentro como buenos samaritanos, que asistan al prójimo necesitado. Virgen de las Angustias, Reina y Madre de Granada, ruega por nosotros ante tu Hijo para que podamos alcanzar lo que pedimos. Amén”.  La  celebración se ha terminado con el canto del Tantum Ergo, y la bendición con el Santísimo. Toda la celebración ha sido un ejemplo de fe, recogimiento, oración, meditación y amor al Santísimo de todos los peregrinos.

Terminada la celebración con el Santísimo, D. Antonio Mezcua les ha saludado con estas palabras: “Bienvenidos, en nombre del Párroco de la Basílica, D. Francisco Molina y del Hermano Mayor, de la Hermandad Sacramental de la Virgen de las Angustias, D. Francisco Salazar, a todos los alpujarreños que participáis en esta maravillosa peregrinación. Que la Virgen os ayude y os proteja siempre y que su Hijo Jesucristo, muerto en sus brazos, os colme de bendiciones”.

Dado el gran número de peregrinos, se han dividido en cinco grupos, acompañado cada uno por su Párroco,  para poder visitar el camarín. Ordenadamente han ido pasando por el mismo, donde D. José María Valverde les ha explicado con brevedad, el significado del mismo y su valores artísticos. Cada Párroco ha hecho una oración a los pies de la Santísima Virgen, que todos han seguido con recogimiento, piedad y amor a nuestra Patrona.

Antes de visitar el Camarín, cada grupo se ha hecho una foto–recuerdo en la escalinata del altar mayor.

Esta peregrinación ha sido una de las mayores, en número de personas participantes. Todos han manifestado su alegría de poder participar en ella y por la organización de la misma desde que la iniciaron por la mañana. También han quedado gratamente sorprendidos por la belleza que atesora la Basílica y, sobre todo, por haber podido disfrutar de la cercanía de la Imagen de la Santísima Virgen de las Angustias en su Capilla–Camarín, donde le han presentado sus peticiones más íntimas.

Antonio Mezcua

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: