Viajes San Cecilio, un lugar donde confiar las vacaciones

logo San CecilioEs la agencia de viajes de la Archidiócesis de Granada, especializada en organizar peregrinaciones y excursiones a Tierra Santa, el Oriente cristiano y santuarios marianos, entre otros lugares.

Viajes San Cecilio se encuentra ubicada en la calle Libreros, nº 10, al lado de la iglesia parroquial del Sagrario, anexa a la Santa Iglesia Catedral, en la Plaza Alonso Cano.

La Agencia se pone a disposición de cuantas personas quieran informarse sobre los destinos que organizan, especialmente, al Oriente cristiano, Tierra Santa y a santuarios marianos, así como a otros de un día o más según las inquietudes de los peregrinos.

Asimismo, Viajes San Cecilio realiza las gestiones propias de cualquier agencia de viajes, tales como compra de billetes de avión, tren, autobús, barco, estancias en hoteles y apartamentos de España y el extranjero, traslados, excursiones, entradas a parques temáticos y un largo etc. También se ocupa de acoger grupos/peregrinos de todo el mundo que quieran conocer y disfrutar de la historia de la Granada cristiana.

“Viajes San Cecilio es un servicio de y para nuestra Archidiócesis de Granada, por lo que desde ya contamos, como mínimo, con tu apoyo y oración”, explican. Cualquier parroquia, hermandad, cofradía y  asociación o grupo que desee viajar en peregrinación puede contactar con Viajes San Cecilio sin compromiso.

 El contacto de Viajes San Cecilio es en C/ Libreros, 10, en el teléfono/fax 958-21-59-09 y en la web www.viajessancecilio.com.

Anuncios

Testimonios de peregrinos con la Hospitalidad de Lourdes de Granada

Ofrecemos el testimonio de dos fieles que han participado en la V Peregrinación Diocesana a Lourdes, con la Hospitalidad de Lourdes de Granada, realizada del 2 al 6 de julio, a la que se unieron nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, y el Delegado de Pastoral de la Salud, D. José Gabriel Martín.

Carlo Sotino, en el centro.

Carlo Sotino, en el centro.

Intensidad en el servicio y la amistad

La primera semana de Julio tuve la oportunidad de asistir como voluntario a la V Peregrinación Diocesana a Lourdes organizada por la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes de Granada.

Cuando se me ofreció la posibilidad de ir no podía ni de lejos imaginar lo que hubiera supuesto todo esto para mí y para toda la gente que me acompañó. A la vuelta la sensación fue similar a la de una borrachera. Una borrachera de servicio y amistad de una intensidad sin iguales. Las sonrisas, las palabras de agradecimientos, los abrazos de toda la gente que hemos podido ayudar han hecho irrelevante el esfuerzo que hemos hecho. Al contrario, querías hacer más y más para poder gozar de todo esto, porque de auténtico gozo se ha tratado. Muchos de nosotros deseábamos ayudar al próximo y tener continuamente la posibilidad de poder hacerlo empujando un carro, animando un compañero, atornillando mandos de sillas, llevando comida, haciendo camas, contando chistes o bailando es un auténtico privilegio que hemos vivido en estos intensos y cortos cincos días.

Y también ver que este deseo es compartido por otros jóvenes como tú creo que te hace todavía más llevadero y gustoso el todo.

Al regresar a Granada, mucha gente me ha preguntado de explicar mejor en que consiste todo esto. Como recién agregado al grupo de voluntarios de la Hospitalidad quizás no sea el más indicado pero os puedo decir que en la peregrinación hay varias pautas: los peregrinos, los enfermos y los voluntarios y todas están vinculadas. Sin peregrinos los enfermos tampoco irían y sobretodo los voluntarios no tendríamos sentidos sin los enfermos. Durante la peregrinación nuestra tarea consiste en acompañar estas personas menos afortunadas y hacerle más llevadero tanto el viaje como la estancia en Lourdes. Se trata de un trabajo a veces duro porque el cansancio se va acumulando y todo tiene que ser bien atendido. Sin embargo con la ayuda de la Fe, la voluntad de cumplir con el mandamiento de amar nuestro próximo y el ejemplo estimulante de todo el resto de voluntarios, de verdad que casi no te das cuenta.

Además ver los enfermos tan animados, contentos y con algo especial en los ojos lo recompensa todo y lo supera con creces.

No dejaré de dar las gracias al Señor que, por sus caminos a veces misteriosos, me ha dado esta posibilidad y un GRAZIE MILLE a todos los que, con su esfuerzo y dedicación, lo han hecho posible.

Carlo Sortino

ManoloEl único fin: el servicio al enfermo

Son las seis de la mañana y suena el despertador. Pero no consigo despertarme de este sueño. Echo la vista atrás, seis años antes, cuando un grupo de personas de Granada nos unimos a la peregrinación de Murcia (algunas de ellas llevaban ya años peregrinando) con la intención de formar la Hospitalidad de Lourdes de Granada. Apenas un autobús con muchos huecos libres. Pienso en el segundo año, la primera peregrinación a Lourdes como Granada, con nuestros uniformes, con nuestro propio grupo de enfermos… sin saber si lo conseguiríamos o no… Veo como poco a poco ha ido creciendo y enriqueciéndose esta peregrinación, año tras año, hasta llegar a esta quinta peregrinación. Acabo de comprender que no es que no me pueda despertar de este sueño, sino que estoy viviendo un sueño muy real. Hemos estado de peregrinación 210 personas, entre enfermos, hospitalarios y peregrinos. A grandes rasgos, unos 35 enfermos, 80 hospitalarios, de los cuales aproximadamente 25 son jóvenes, 8 ó 10 niños del agua, 8 ó 10 de personal sanitario, entre médicos, enfermeras y auxiliares, un psicólogo, dos seminaristas, tres sacerdotes, y nuestro Arzobispo… No, no es un sueño. Y lo mejor de todo, es que tantas personas, tan diferentes, convivamos tan maravillosamente, en armonía, con un único fin: el servicio al enfermo. Hay gente que no comprende cómo es posible que vayamos, nos paguemos un viaje, para despertarnos todos los días a las 5:30 de la mañana, y empezar a trabajar, a levantar enfermos, asearlos, curarlos, alimentarlos, acompañarlos, transportarlos, atenderlos, escucharlos, amarlos… acostarlos e intentar dormir más de cinco horas esa noche. Hay gente que no comprende cómo podemos pagarnos un viaje, de cinco días, para sufrir 18 horas de viaje en autobús, estar cuatro días trabajando sin parar, y volver a sufrir 18 horas más de viaje de vuelta, y llegar a Granada destrozados físicamente, buscando una cama para recuperar fuerzas. A estas personas, les recomiendo una cosa: que prueben a venir. Que conozcan la magia. Que experimenten que una sonrisa de agradecimiento de un enfermo vale todo el esfuerzo del mundo. Que ver a tanto joven dispuesto a dar todo lo que haga falta por agradar a otra persona no es una utopía. Que ver a hospitalarios mayores que durante el año apenas pueden andar para ellos mismos, y en la peregrinación ayudan a andar a otros, deja perplejo a cualquiera. Que acercarse a la gruta y sentir la paz interior que se experimenta no es comparable a ninguna otra experiencia de relax. Experimentar este sueño, que parece sin sentido, pero que tiene un sentido muy definido, que cada persona vive a su manera.

Ahora que he descubierto que no es un sueño, quiero agradecer a todas las personas que me han hecho creer que lo era. Principalmente a esos hospitalarios que hacen su labor cada año mejor y con más ganas. Especialmente a ese equipo de responsables, que en realidad son un hospitalario más, pero que corrigen u organizan su responsabilidad para ir mejorando año a año. Agradecimiento especial al grupo de jóvenes, por aportar la alegría y las ganas de juventud que necesitan estas peregrinaciones, y a los nuevos, por sus ganas de aprender. Gracias a esas personas que con su tesón organizan esta peregrinación durante todo el año y hacen posible que vivamos estos momentos.  Gracias también a los enfermos. Ellos son los principales protagonistas de este sueño, y cumplen con su obligación de agradecer con sonrisas nuestra labor. Y gracias también a los peregrinos, pues ellos completan la peregrinación y son una parte importantísima de la misma. Gracias también al equipo médico, por darnos seguridad y mantener la maquinaria engrasada. Gracias a los sacerdotes, por querer vivir siempre la experiencia de un hospitalario, y estar siempre dispuestos a tirar de un carro o servir a un enfermo. Gracias a nuestro nuevo consiliario, D. José Gabriel, por habernos sacado de la “cajita” y habernos dado a conocer en Granada, por compartir conmigo las cargas de las reuniones y los preparativos, y por darme seguridad  y apoyo en mis decisiones. Y gracias muy especialmente a D. Javier Martínez, por haber querido vivir esta experiencia como un voluntario más. Si ese era su objetivo, mi más sincera enhorabuena: lo ha conseguido.

Os mando un gran abrazo a todos, y os recuerdo que la labor de la hospitalidad continúa durante el año, visitando enfermos, ayudándolos en todo lo posible, asistiendo a nuestros actos en labor de acompañamiento, asistiendo a nuestra eucaristía mensual, y aplicando las tres claves de nuestra labor: servicio, humildad y compromiso.

Manuel García Terrón
Vicepresidente y Director de la peregrinación

“La experiencia de ver a Cristo generar una humanidad más bella, auténtica y verdadera”

D. Javier gruta de Lourdes

Mons. Martínez, durante la homilía en la gruta de Lourdes.

Extracto de la homilía de Mons. Javier Martínez en una de las Eucaristías celebradas en la Gruta de las apariciones de Lourdes, en el marco de la V Peregrinación diocesana de la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes de Granada a este santuario.

El Señor nos ha bendecido, porque hemos creído sin necesidad de aquello de lo que creía tener necesidad el apóstol Tomás: tocar con sus manos la carne de Cristo, ver sus llagas, ver que el Resucitado era el mismo que él había visto morir sobre la cruz.

No hemos visto de la misma manera que el apóstol Tomás, no hemos visto de la misma manera que vio la Virgen, o que vieron aquellos discípulos que compartieron con Jesús su predicación o sus milagros, y fueron testigos de su Resurrección de una manera inmediata. Y sin embargo, no podemos decir que hayamos creído sin haber visto. Nosotros hemos visto, y hemos visto a Cristo, le hemos visto actuando en su cuerpo, el hecho mismo que estamos celebrando ahora mismo es un signo de que Cristo vive.

Personas que apenas nos conocemos, o que no nos conocemos en absoluto, y sin embargo, a diferencia de lo que sucede en el mundo, cuando quien nos convoca es el Señor, o nos convoca su Madre, se crea una relación inmediatamente, que es la relación entre los miembros del Cuerpo de Cristo, que es una relación de familiaridad, yo diría que más que de familiaridad, porque somos, como decía San Pablo, miembros los unos de los otros. Nadie podemos concebirnos a nosotros mismos aislados de los demás; somos parte de ese Cuerpo al que Cristo le ha entregado su propia vida. Somos hijos de Dios que vivimos en la libertad de los hijos de Dios.

Y podemos decir con certeza que Cristo vive, y no simplemente como una idea que hemos aceptado en nuestro corazón, o una creencia que nosotros tenemos porque somos cristianos y nos ha tocado crecer en una familia cristiana, o en un país cristiano. Tenemos la experiencia de que Cristo vive y la certeza de que Cristo vive, porque le vemos actuar en la vida de los hombres de una manera que no corresponde a la naturaleza, que sólo corresponde al poder salvador del amor infinito de Dios. Y ése es el fundamento de nuestra fe: la experiencia de ver a Cristo generar constantemente, no parar de generar constantemente, una humanidad más bella, más auténtica, más verdadera, más correspondiente a los anhelos profundos de amor, de verdad y de bien que hay en nuestro corazón. Y también sabemos que eso no es posible porque cada uno de nosotros lo hemos intentando fabricar miles, cientos de miles de veces, y no somos capaces, y aquello que nosotros no somos capaces de hacer, el Señor lo da a sus amigos mientras duerme, sin ningún esfuerzo, como un regalo, como una gracia.

Ese regalo y esa gracia es la fe, un regalo que vale más que la vida, y la experiencia de estos días nos ayuda a comprenderlo también, porque la vida sin el don de la fe, la vida con todas sus fatigas, con sus dolores, con las enfermedades, con el paso del tiempo, con la proximidad de la muerte, sin el don de la fe, nos avocaría inevitablemente, irremediablemente, a vivirla como una tragedia, o a tener que olvidarnos de ella, de todas esas circunstancias difíciles, y del hecho ciertamente de nuestra condición mortal, a tratar de evadirnos y escapar, a base de olvidarnos  de que estamos avocados necesariamente a la muerte. Sólo la fe en Jesucristo nos permite vivir todo sin que ni nuestra esperanza ni nuestra alegría, tentadas muchas veces por el enemigo sin duda ninguna, se destruyan, y que incluso cuando se han destruido, basta volver la mirada al Señor, como el buen ladrón en la Cruz, basta decirle: “Señor, acuérdate de mí cuando estés en tu Reino”, y sencillamente el corazón se regenera, la alegría renace, el Señor, en el perdón de los pecados, nos abraza de nuevo y regenera nuestra vida, como el día de nuestro bautismo, sencillamente. Y nos hace posible y razonable volver a amar la vida, volver a amarnos a nosotros mismos, humildemente. Poder a amar a los demás no como quien busca en ello un escape tampoco, una distracción, sino poder mirar a la humanidad con la misma ternura, con el mismo amor, con la misma delicadeza y con la misma mirada de misericordia con la que el Señor nos mira a cada uno de nosotros. Ése es el don de la fe. (…)

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

Julio de 2013. Santuario de Lourdes

Escuchar la homilía completa

Últimas plazas disponibles para peregrinar a Tierra Santa

peregrinacion_Tierra_Santa3En ella participará también el Arzobispo Mons. Javier Martínez.

Del 22 al 29 de agosto la Archidiócesis de Granada peregrina a Tierra Santa, para recorrer los lugares de la vida, Pasión, muerte y resurrección de Jesús. Aunque escasas, aún quedan plazas para participar en esta peregrinación en la que los peregrinos estarán acompañados por nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez. Una peregrinación especialmente interesante este año, dado que se enmarca en el Año de la fe, que celebramos hasta el 24 de noviembre y al que nos convocó Su Santidad Benedicto XVI.

La peregrinación a Tierra Santa con la Archidiócesis de Granada se caracteriza porque, además de visitar los lugares propios de la vida de Jesús –Nazaret, Monte Tabor, Caná de Galilea, Cafarnaum, Monte de las Bienaventuranzas, Jerusalén, Belén y Jericó entre otros, llevará a cabo diversos encuentros con cristianos de Tierra Santa. Así, los peregrinos conocerán al Vicario de la Custodia de Tierra Santa, y al Patriarca Latino de Jerusalén, Mgr. Twal, así como los testimonios que podrán escuchar de primera mano de Sor Úrsula, del orfanato San Vicente de Paúl en Jerusalén, y de Sobhy, que es católico-maronita y en anteriores ocasiones nos ha visitado en la Diócesis de Granada para hablar de la presencia de los cristianos en la tierra de Jesús.

Los plazos de inscripción terminan el 8 de julio. Para más información sobre la peregrinación, los interesados pueden ponerse en contacto con Viajes San Cecilio, del Arzobispado de Granada, en el teléfono 958-21-59-09, en el e-mail info@viajessancecilio.com y en persona en la Curia Metropolitana (Plaza Alonso Cano, s/n) por la mañana.

250 fieles del arciprestazgo de la Alpujarra interior peregrinan el domingo a la Catedral de Granada

Catedral de Granada

Los peregrinos participarán en la Eucaristía con el Arzobispo.

Con motivo del Año de la fe y del Año Jubilar que celebramos en la Diócesis, los peregrinos, acompañados de cinco sacerdotes, participarán de la Eucaristía en el templo catedralicio y visitarán la Basílica de la Virgen de las Angustias y la Capilla Real.

El próximo domingo llegaran a Granada 250 fieles de las parroquias del arciprestazgo de la Alpujarra interior para vivir la Eucaristía en la Catedral con motivo del Año de la fe y en comunión con el pueblo cristiano y el Arzobispo, Mons. Javier Martínez, que presidirá la celebración a las 12:30 horas. Al grupo de peregrinos se han unido algunos procedentes del arciprestazgo de Órgiva.

D. Pablo Castilla, párroco de Cádiar y de otros pueblos de la zona, viene acompañado de otros cuatro sacerdotes que realizan la misión en esa zona y explica que la iniciativa surgió en una reunión del arciprestazgo, “en la que pensamos, con motivo de que estamos en el Año de la fe, ir en peregrinación a la Catedral, que es el centro de la Diócesis y donde el Arzobispo tiene su Cátedra, y así celebrar la Eucaristía con el pastor de la Diócesis”. “La gente ha asumido esta iniciativa con ilusión y con ganas”, señala D. Pablo Castilla.

En este día de peregrinación, van a visitar la Capilla Real y la Basílica de la Virgen de las Angustias, donde participarán también del Año jubilar que se celebra en la Diócesis por el centenario de la Coronación Canónica de la Patrona de Granada.

Peregrinaciones y conciertos a la Virgen de las Angustias durante el Año Santo Mariano

Peregrinación AngustiasCon motivo del primer Centenario de la Coronación Canónica de la Santísima Virgen de las Angustias de Granada.

Hasta el mes de junio se han celebrado ya multitud de eventos con motivo del año santo mariano del primer centenario de la Coronación Canónica de la Santísima Virgen de las Angustias de Granada. Tanto la Parroquia como la Hermandad Sacramental de la Virgen de las Angustias han puesto todo su esfuerzo e ilusión en que la devoción y el amor a la Virgen ilumine de forma especial todo este Año Santo Mariano. Así pues, en lo que llevamos de Año Santo, han dado su acogida a numerosísimas peregrinaciones venidas no solamente de la Diócesis de Granada, sino de otras muchas provincias españolas como son Lleida, Ciudad Real, Ávila, Málaga, Jaén, Córdoba, Almería, Madrid, Murcia, Sevilla, etc.

Han sido 77 peregrinaciones distintas las que han pasado hasta ahora por la Basílica de la Virgen, demostrando todas las personas que han participado en ellas su fe, devoción y amor a la Santísima Virgen de las Angustias.

Han venido peregrinaciones de hermandades y cofradías, peregrinaciones de colegios y de diferentes instituciones, tanto religiosas como seglares, y de numerosos arciprestazgos y parroquias, con sus arciprestes y párrocos al frente de ellas. También han peregrinado seis coros que han contribuido con sus melodías y canciones a dar realce a la Celebración Eucarística de las 12 horas en la Basílica.

Dentro de todas las peregrinaciones habidas hasta la fecha, no podemos dejar de mencionar la Gran Peregrinación Mariana “María, Reina de Granada”, que tuvo lugar el pasado día 18 de mayo y en la que han participado 33 Imágenes de la Santísima Virgen, pertenecientes 27 de ellas a hermandades y cofradías de Semana Santa, cinco Imágenes patronales de la provincia de Granada, además de la Titular de la Archicofradía de la Co-patrona de granada, nuestra Señora del Rosario Coronada. Esta Peregrinación ha sido una gran manifestación religiosa de fe y sobre todo de amor y veneración a la Santísima Virgen bajo sus distintas advocaciones.

Con referencia a los conciertos, cabe destacar que este año jubilar se han programado doce conciertos colares, marianos, que han tenido y tendrán lugar cada mes del año santo, exceptuando julio yConcierto Angustias agosto.

Hasta ahora se han celebrado ya nueve de estos conciertos, en distintas parroquias de la capital, que han tenido y tienen una especial significación con la devoción a la santísima virgen de las angustias. Sus repertorios han sido muy variados, pero todos se han centrado en canciones que de alguna forma están relacionadas con la virgen maría. Todos los conciertos han tenido una magnífica aceptación por parte del público granadino y sin duda han contribuido a acrecentar la devoción y el amor a la Santísima Virgen.

También en la basílica han tenido lugar seis conciertos, coincidiendo con los tiempos litúrgicos, y en todos se ha registrado una gran afluencia de personas para disfrutar de ellos. Tenemos que resaltar un concierto en el mes de mayo, cuyo repertorio consistió en Aves Marías de distintos autores y distintas épocas musicales.

También han tenido lugar, previa a la gran peregrinación mariana ya mencionada, cuatro conciertos solidarios, a cargo de distintas bandas de granada y de su provincia, así como la de Almería. En colaboración con la hermandad penitencial de Nuestra Señora del Rosario, han llevado con gran calidad artística y una notable presencia de público, la música procesional por distintos templos de granada. Se pedía a los asistentes que, en la medida de sus posibilidades, aportaran alimentos no perecederos y productos de aseo en beneficio de la obra social de la Hermandad de las Angustias.

Un carácter especial revistió el concierto que inició ese ciclo, a cargo de la banda municipal de granada, cuyo director ha realizado una minuciosa labor de recuperación de obras en honor de nuestra Patrona, así como el estreno de obras compuestas o instrumentadas por él.

Antonio Mezcua

Peregrinación de la Archicofradía de las Angustias de Priego de Córdoba a la Basílica de las Angustias de Granada

Grupo de peregrinos procedentes de Priego de Córdoba.

Grupo de peregrinos procedentes de Priego de Córdoba.

Peregrinación de la Real Archicofradía de la Preciosísima Sangre de nuestro Señor Jesucristo, Nuestro Padre Jesús en su descendimiento y Nuestra Señora de las Angustias” de Priego de Córdoba, con motivo del Año Santo Jubilar del primer Centenario de la Coronación de la Santísima Virgen de las Angustias de Granada, a su Basílica.

En la mañana de ayer, domingo, día 23 de junio de 2013, la Real Archicofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestro Padre Jesús en su Descendimiento y Nuestra Señora de las Angustias de Priego de Córdoba, hizo su peregrinación, con motivo del Año Jubilar Mariano del Centenario de la Coronación Canónica de la Santísima Virgen de las Angustias de Granada, a su Basílica.

Fueron 31 personas las que viajaron en un autocar, saliendo a las nueve y media de Priego de Córdoba. Al frente de los peregrinos se encontraba su Hermana Mayor, Dña. Mª Ángeles Cuenca García, con su Junta de Gobierno. Fueron recibidos en la puerta de la Basílica por el Hermano Mayor, D. Francisco Salazar Rodríguez con gran alegría, acompañado de la Junta de Gobierno de la Hermandad Sacramental de la Virgen de las Angustias de Granada y varios hermanos que atendieron a todos los peregrinos desde su llegada.

En nombre de la Parroquia y de la Hermandad les dio la bienvenida D. Miguel Luis López- Guadalupe, Comisario General para el Año Santo Jubilar del Primer Centenario de la Coronación Canónica de la Santísima Virgen de las Angustias. En su alocución manifestó: “En la Eucaristía de hoy el Evangelio nos revelerá que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios y que su seguimiento implica aceptar y tomar la cruz. Precisamente hoy recibimos a una Hermandad de Penitencia, que protagoniza una de las estampas más bellas de la Semana Santa de Priego de Córdoba desde hace cuarenta y cinco años: la “Real Archicofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestro Padre Jesús en su Descendimiento y Nuestra Señora de las Angustias”. Esta Hermandad hunde sus raíces en el siglo XVII y venera el Misterio de la Virgen de las Angustias como nuestra Hermandad Patronal de Granada. Fue fundada oficialmente en 1862, bajo el amparo de la Reina Isabel II, una gran devota de la Virgen de las Angustias. Por eso, hoy, recibimos afectuosamente, la Hermandad Patronal de la Virgen de las Angustias de Granada y esta Basílica Parroquial, a la Archicofradía hermana de Ntra. Sra. de las Angustias de Priego de Córdoba”. Seguidamente comenzó la Santa Misa de las doce.

La Eucaristía fue presidida por D. Carlos del Castillo y las lecturas fueron realizadas por los peregrinos. D. Carlos, en su homilía, insistió en que los apóstoles, según nos relata San Lucas en su Evangelio, confiesan que Jesucristo es el Mesías, el Hijo de Dios. Terminó la homilía diciendo: “…que la Virgen de las Angustias, nuestra Patrona, a la cual estamos honrando especialmente en este Año Santo Mariano en su Centenario de su Coronación Canónica, como buena Madre nos siga tendiendo esa mano maternal, para que nosotros, a través de la devoción a la Virgen, lleguemos a Jesús, que es nuestro Salvador y Redentor. Lo pedimos en esta Eucaristía del domingo, acompañados de estos hermanos nuestros, que han peregrinado hacia la Basílica de la Virgen de las Angustias para ganar el Jubileo de este Año Santo Mariano. Por esto, todos juntos, hacemos  profesión de nuestra fe”.

La celebración fue seguida por todos los asistentes con gran devoción y recogimiento.

Al terminar la Eucaristía, todos los peregrinos se hicieron una foto – recuerdo en la escalinata del altar mayor y visitaron el Camarín de la Santísima Virgen, donde, tras saludarles el Hermano Mayor, D. Francisco Salazar, D. Miguel Luis López-Guadalupe les explicó con brevedad los rasgos más característicos de esta capilla de la Virgen, su significado religioso, así como su valor artístico. Allí pudieron sentir la cercanía de la Imagen de la Virgen Santísima. La Hermana Mayor rezó el Ave María, seguida por todos los asistentes y cada uno pidió su amparo en tantas necesidades como hoy se nos están presentando.

Los peregrinos manifestaron su satisfacción por haber participado en esta celebración, que con tanto entusiasmo, habían preparon y sobre todo porque se sintieron acogidos con mucho afecto, tanto por parte de la Parroquia como por la Hermandad.

Antonio Mezcua