Eucaristía y actos en la Festividad de la Virgen de las Nieves, Patrona de Las Gabias

Nuestra Señora de las Nieves, Patrona de Las Gabias.

Nuestra Señora de las Nieves, Patrona de Las Gabias.

El próximo lunes, 5 de agosto, es la festividad de la Virgen de las Nieves, Patrona de Las Gabias, y se celebrará la Santa Misa en la parroquia de la Encarnación de Las Gabias, que presidirá el Arzobispo de Granada, y una serie de cultos en honor a la Virgen.

La Hermandad de Nuestra Señora de las Nieves organiza los actos y cultos litúrgicos en honor a la Reina de la Gabia, que comenzarán la noche del domingo al lunes, a las 24 horas, con el repique de campanas en la parroquia de la Encarnación y el canto de una serenata a la Virgen, a cargo del Coro Rociero Virgen de las Nieves. La Virgen se quedará expuesta en felicitación, cerca de la entrada a la iglesia, para que los fieles puedan ver la Imagen de cerca.

El lunes a primera hora, la Hermandad de la Virgen de las Nieves y todos los devotos a la Virgen que quieran unirse, rezarán el Rosario de la Aurora, a las 6 horas, acompañando a la Imagen de la Inmaculada Concepción por las calles del pueblo.

Al regreso del rezo del Rosario se celebrará Misa en la parroquia de la Encarnación, y se celebrará la Eucaristía durante la mañana, dependiendo de la disponibilidad de los sacerdotes que puedan celebrarla.

Asímismo, Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, presidirá la Eucaristía de función, en honor a la Virgen de las Nieves, en la parroquia de la Encarnación, junto al párroco y a otros sacerdotes diocesanos que concelebrarán la Misa.

Por la tarde continuarán los actos, a las 21 horas saldrá de la parroquia la procesión con la Imagen de la Virgen de las Nieves hasta su ermita, donde permanece le resto del año. A la llegada de la Imagen a la ermita, harán estallar un castillo de fuegos artificiales para clausurar la fiesta de la Virgen.

La Pastoral Universitaria se encargará de organizar el voluntariado para el protocolo en la Misa del Año Jubilar Mariano

Pastoral Universitaria tablón huellasLa Delegación Episcopal de la Pastoral Universitaria de Granada se encargará de organizar el voluntariado para el Orden, el Protocolo y la Liturgia de la Eucaristía para celebrar el Centenario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de las Angustias.

La Eucaristía tendrá lugar el próximo 20 de septiembre, está previsto que sea al aire libre en el Paseo del Salón, y se celebra con motivo del Año Jubilar Mariano que estamos viviendo en la Diócesis, en conmemoración de los 100 años que se cumplen en septiembre de la Coronación Canónica de nuestra Patrona, la Virgen de las Angustias.

El plazo para inscibirse de voluntario con la Pastoral Universitaria ya está abierto, puedes hacerlo en su página web: http://www.pastoral-ugr.es/es/actividades, o en la Curia Metropolitana de Granada, situada en la Plaza Alonso s/n, abierta de lunes a viernes, de 10 a 13:30, y en el teléfono 958-21-63-23.

Asimismo, en septiembre se realizarán actos y cultos a la Virgen de las Angustias, que en Granada es el mes de la Virgen, por ser el 15 de septiembre el día de nuestra patrona, y que se celebrará especialmente este año por ser el Centenario de la Coronación Canónica, y Año Jubilar Mariano.

“Se ha puesto en marcha una Comisión de Voluntariado para la organización general del evento. Y nuestra primera misión es conseguir antes del 20 de agosto 180 voluntarios para que entre todos podamos hacer del momento un acto bello y ordenado”, explican los miembros de la Pastoral Universitaria.

“La misión del Voluntario es `vivir la fe en actitud de servicio´ y ya tenemos la experiencia de que esto es posible y además enriquecedor para todos los que deciden ponerse en marcha. Así tuvimos ocasión de comprobarlo con los 700 voluntarios de la Beatificación de Fray Leopoldo y los 250 voluntarios de los Días en la Diócesis de la JMJ Madrid 2011”.

Además, puedes seguir a la Pastoral Universitaria en Twitter: @Pastoral_Ugr y en #voluntarios20sept.

Celebrada la Solemnidad del Apóstol Santiago en las Santas Cuevas de la Abadía del Sacromonte

Virgen Santas CuevasAyer se celebró en Granada la Solemnidad del Apóstol Santiago, Patrón de España, en la Capilla de Santiago de las Santas Cuevas de la Abadía del Sacromonte, lugar que evoca a los orígenes cristianos en Granada.

La Eucaristía fue celebrada por D. David Cuerva, canónigo de la Abadía del Sacromonte, quien habló en la homilía del carácter religioso de esta capilla, y especialmente de las Santas Cuevas, esencial para los orígenes apostólicos de la Iglesia en Granada.

La Capilla de Santiago consta de tres naves y girola, ya que responde a su manera a un templo de peregrinación, y primitivamente era el lugar de acceso a las Santas Cuevas de los peregrinos que acudían a venerar la memoria de los Santos Mártires. “Se dice que allí predicó y celebró la Eucaristía el Apóstol Santiago, pero más allá de la veracidad histórica (altamente improbable), destaca su valor apostólico para la Iglesia de Granada”, explica D. David Cuerva.

Tras la Celebración Eucarística, los fieles rezaron la antífona Salve Regina en la capilla de la Virgen de las Cuevas, un pequeño pero imponente espacio, con un retablo de mármoles granadinos, y rezaron también una oración en el Horno de San Cecilio, Patrón de Granada.

Publicado en Abadía, Liturgia. Etiquetas: . Leave a Comment »

Santiago Apóstol, día de precepto en la Diócesis de Granada

Apóstol SantiagoEl próximo jueves, día 25, celebramos la Solemnidad de Santiago Apóstol, patrón de España, y día de precepto.

Ese día es día de precepto para asistir a la Eucaristía. No obstante, en el calendario de la Comunidad Autónoma de Andalucía es día laborable; por ello, se invita a los fieles granadinos a cuidar ese día y favorecer la asistencia a la Eucaristía de igual forma que los domingos y festivos. Asimismo, las Eucaristías la tarde anterior corresponden a la Solemnidad que celebramos de Santiago Apóstol.

Las lecturas del Evangelio de ese día son Hch 4, 33; 5, 12.27b-33; 12,2; Sal 66, 2-8; 2Co 4, 7-15. El Evangelio es Mateo 20, 20-28, en el que Jesús dice: “El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos”.

“El acontecimiento de Cristo es un hecho único, y el significado de ese acontecimiento para nuestras vidas es único también”

D. Javier2Palabras de la homilía de Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, pronunciada el 21 de julio, XVI Domingo del Tiempo Ordinario, en la Eucaristía celebrada en la S.I. Catedral de Granada.

Queridísima Iglesia del Señor, esposa de Nuestro Señor Jesucristo, muy queridos sacerdotes concelebrantes, queridos hermanos y amigos todos:

Es posible que al leer un evangelio como el de hoy nos pueda dar una cierta envidia, decir que suerte tuvieron Lázaro, Marta y María de recibir al Señor en su casa, y sin embargo, esa envidia estaría absolutamente injustificada, porque si lo pensamos ellos recibieron a Jesús visiblemente, nosotros lo recibimos de una forma misteriosa, pero ellos no lo tuvieron más que en su casa, y a nosotros desde el Bautismo, por la Confirmación y en cada Eucaristía, el Señor se nos da de tal manera que se hace una cosa con nosotros, que nos hace una cosa con él, que hace de nosotros miembros de su propio cuerpo, es decir, se une con una unidad que no tiene parangón en este mundo, no la tiene la unión de los esposos, no la tiene la imagen más próxima, no la tiene la unión que puede tener una madre con el cuerpo de su hijo en su seno… no hay ninguna unión en este mundo que pase de ser algo más que una pálida imagen del tipo de unidad que el Señor establece con nosotros cuando viene a nosotros. Cuando nos da su espíritu, su propio principio vital para ser nuestra consistencia, la consistencia de nuestra vida, de nuestro ser.

San Pablo, me habéis oído citar este pasaje muchas veces, dice en algún momento: “No soy yo, es Cristo quien vive en mí”. Y no lo dice por ser apóstol, sino por ser cristiano. Cristiano es alguien a quien Cristo se ha dado, le ha comunicado su espíritu, se ha unido de forma que Cristo forma parte de nosotros y nosotros formamos parte de Cristo. Es muy importante, por ejemplo, a la hora de vivir las fatigas de la vida, los dolores, los sufrimientos, pero también a la hora de vivir las alegrías, poder percibirlas justamente como anticipo de una vida de la que el Señor nos da ya la posibilidad de pregustar en el camino de nuestra vida. De pregustar en el sentido de que eso somos, el objeto de un amor infinito. Recibimos en nuestras vidas la hospitalidad del Señor de un modo que los padres de la Iglesia lo decían: a veces tenemos envidia de los que estaban cerca y sin embargo, somos más privilegiados los que estamos lejos. De los que estaban cerca, muchos no conocieron al Señor. Es verdad que el Señor no tuvo ningún temor de tener preferencias, y sus amigos eran Lázaro, Marta y María, y Él cuando iba a Betania se hospedaba en su casa, pero es verdad que fueron muy pocos.

Sólo en la JMJ que está la Iglesia a punto de celebrar en Río de Janeiro, van a participar, y hoy en el mundo son millones y millones de personas los que este domingo, por ejemplo, reciben al Señor. Por tanto, el hecho, el privilegio de poder tener al Señor en nosotros, fijaros que en eso consiste una originalidad única del cristianismo. Es muy fácil hablar de todas las religiones y todo eso tiene su retórica y es una retórica natural en la modernidad, pero el hecho cristiano es un hecho único. El acontecimiento de Cristo es un hecho único, y el significado de ese acontecimiento para nuestras vidas es único también, es decir, la victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la muerte que genera una fecundidad, hace florecer en la historia un tipo de humanidad sin parangón de ninguna clase.

Y me podréis decir: la historia está llena de los pecados de los cristianos, y de los pecados de la Iglesia… por supuesto. Pero también está llena de una santidad que sin Cristo no tendría explicación ninguna, de una belleza, de un atractivo, de unos frutos de humanidad extraordinariamente atractivos, que son fruto del don de Cristo, que son fruto del don del espíritu de Cristo, de la posibilidad que nos ha dado el Señor de acogerle a Él no sólo en nuestra casa, sino en nuestra vida. (…)

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada
21 de julio de 2013, S. I Catedral

Escuchar la homilía completa

El Rocío se prepara para recibir esta semana a unos 3.500 jóvenes en la JPJ, una cita en comunión con la JMJ de Río

Jóvenes preparados para El RocíoCelebraciones litúrgicas, catequesis, talleres, formación y actividades lúdicas establecen, contectados con la Jornada Mundial de la Juventud que presidirá el Papa Francisco, un programa para los chicos y chicas de todas las diócesis andaluzas que se suman a esta iniciativa en simultáneo.

Las diócesis andaluzas ultiman los detalles de la Jornada Pastoral de la Juventud (JPJ El Rocío 2013) que llevará a la aldea onubense de El Rocío a unos 3.500 jóvenes procedentes, fundamentalmente, de esta región aunque también se sumarán jóvenes de otras zonas de España. Celebraciones litúrgicas, catequesis, talleres, formación y actividades lúdicas completan un amplio programa que se desarrollará entre el 25 y el 28 de julio en simultáneo y en paralelo con la Jornada Mundial de la Juventud que, durante esos días, presidirá en Río de Janeiro, el Papa Francisco.

Esta posibilidad de participar de las gracias de la JMJ para quienes no pueden acudir a tierras brasileñas ha conseguido convocar finalmente a unos 950 jóvenes de la diócesis de Sevilla, 550 de la de Jerez, 500 de la de Córdoba, 350 de Málaga, 300 de Cádiz, 250 de Huelva, 200 de Jaén, 100 de Granada y 100 de Guadix. Tampoco faltarán chicos y chicas de otras zonas del país como los grupos organizados por las delegaciones diocesanas de Pastoral Juvenil de Teruel, con unos 50 jóvenes y su obispo al frente, o de Santander, con unos 30. Unos 35 y otros 10 llegarán procedentes de grupos parroquiales de Zaragoza y Madrid.

La aldea de El Rocío se prepara ya para, aprovechando las casas de hermandad existentes en ella con motivo de la anual celebración de la Romería de Pentecostés y otras infraestructuras acoger las catequesis que estarán fundamentalmente a cargo de los obispos presentes (todos los andaluces y el de Teruel que acompaña a su grupo), los talleres y, junto a buena parte del resto de la actividad prevista, el propio alojamiento de todos los participantes. Durante una vigilia de oración y meditaciones que tendrá lugar en la noche del sábado al domingo se establecerá conexión con Río de Janeiro para vivir en comunión los momentos cruciales de la JMJ 2013.

PROGRAMA DEL ENCUENTRO

 

Jueves 25 de julio

De 10 a 17 horas – Acogida de Peregrinos en Almonte (CIECEMA)

18 horas – Acto Penitencial en la Plaza de Almonte

18:30 horas – Peregrinación hacia la aldea del Rocío

00 horas – Bienvenida. Exposición del Santísimo Sacramento y comienzo de la Adoración permanente

Viernes 26 julio

9:30 horas – Celebración de la Eucaristía por diócesis

11 horas – Catequesis de los señores Obispos

12 horas – Encuentros de reflexión por grupos sobre las catequesis

16 a 19 horas – Encuentros y actividades Diocesanas

19 horas – Talleres

22:30 horas –  Vigilia Mariana y Santo Rosario por el recorrido habitual de la Hermandad Matriz del Rocío

Sábado 27 de Julio

9.30 horas – Celebración de la Eucaristía por diócesis

11 horas – Catequesis de los señores Obispos

12 horas – Encuentros de reflexión por grupos sobre las catequesis

16 a 19 horas – Encuentros y actividades Diocesanas

19 horas – Fiesta de los Carismas

22:30 horas – Vigilia de oración y conexión con el Santo Padre en la Vigilia de Río de Janeiro

Domingo 28 de Julio

9:30 horas – Celebración de la Eucaristía de envío y despedida del encuentro

Tarde del domingo – Celebración de agradecimiento con los voluntarios. (pendiente de confirmar)

Otras actividades

–  Durante todo el encuentro, el Santísimo Sacramento permanecerá expuesto a la adoración. Las diócesis realizarán turnos de vela, y todos los jóvenes podrán acercarse a adorar la Divina Presencia siempre que lo deseen.

–  Se ofrecerá también en el Santuario, la celebración del sacramento de la Reconciliación.

–  Además, durante todo el encuentro y en los momentos en que no se realice ninguna actividad concreta se ofrecerá la posibilidad de participar en sesiones de Cine cristiano o con mensaje.

–  Siempre que sea posible, se harán conexiones con la JMJ de Río 2013, permitiendo a quien lo desee participar al máximo en las celebraciones con el Papa.

Mientras tanto, los voluntarios están preparándolo todo. Durante la semana pasada, grupos diocesanos como el de Asidonia-Jerez (foto sobre la escalera) tuvieron varios contactos de trabajo para ello y este pasado fin de semana ya se hicieron presentes en la aldea de El Rocío los de las diferentes diócesis manteniendo un encuentro en la sala de juntas de la Hermandad Matriz de Almonte y en el propio santuario de Nuestra Señora del Rocío, a la que encomiendan que todo salga bien durante esta importante convocatoria.

Una peregrinación de gracia, de comunión y de Iglesia

Mons. Martínez, durante la Eucaristía celebrada en la gruta de la Virgen de Lourdes.

Mons. Martínez, durante la Eucaristía celebrada en la gruta de la Virgen de Lourdes.

La Hospitalidad Diocesana de Lourdes de Granada realizó la V Peregrinación a la Virgen de Lourdes con nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, y con el Delegado de Salud de la Diócesis, José Gabriel Martín.

El grupo de 210 peregrinos, formado por hospitalarios, enfermos y fieles de la Hospitalidad de Lourdes de Granada emprendieron el viaje a Lourdes el pasado 1 de julio, y el martes 2 comenzaron los actos en Lourdes, con la celebración del Sacramento de la penitencia y la Eucaristía.

Asimismo, el grupo de peregrinos, acompañados de tres sacerdotes más, participaron en la Eucaristía de las Naciones, celebraron una procesión eucarística y adoración al Santísimo, y rezaron el Vía Crucis, tanto en el hospital junto a los enfermos, como en la montaña.

Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada acompañó a los fieles de Granada en su peregrinación y presidió la Eucaristía en la Gruta de las apariciones al menos en dos ocasiones: una de ellas junto a otros obispos españoles, y la otra en la Eucaristía de clausura que celebró el viernes 5 junto a los peregrinos granadinos.

El delegado de la Pastoral de Salud de Granada describe la V Peregrinación como una experiencia de gracia: “La Virgen y el Señor han ido trabajando en el corazón de todos los que hemos ido y nos hemos beneficiado de esa gracia y de ese momento de comunión y momento de Iglesia”.

“Él vence en nosotros el pecado y la muerte”

D. Javier ofrendaPalabras de Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, en la homilía de la Eucaristía celebrada el pasado domingo, 7 de julio de 2013, XIV Domingo del Tiempo Ordinario, en la S.I. Catedral de nuestra Diócesis.

Queridísima Iglesia de Dios, Esposa amada de nuestro Señor Jesucristo, muy queridos sacerdotes concelebrantes:

Si hay alguna frase en la liturgia de hoy, que es como una explosión, una explosión de alegría, una explosión que justifica casi por sí misma el nombre de Evangelio, de buena noticia que tiene el anuncio del Señor y la vida de la Iglesia, es justamente la frase en que Jesús dice “yo veía” o estaba viendo a Satanás caer del cielo como un rayo.

De hecho, el cristianismo, el anuncio de la venida de Cristo vivo y resucitado, es justamente el anuncio de la victoria del amor de Dios sobre Satanás y sobre las fuerzas del mal, y hay pocas frases en el Evangelio que estén más cargadas de esperanza que ésta. Es decir, Satanás está derrotado, y me diréis en seguida: pero basta ver un telediario y darnos cuenta de que el enemigo no para de enredar. Vemos guerras, vemos violencias, vemos odio, vemos la miseria humana en todas sus formas, no sólo en los telediarios, sino también en la vida, también en todos los medios de comunicación. Y sin embargo, yo os digo: el destino del mundo y el destino de cada uno de nosotros por el acontecimiento de Cristo, por su Encarnación, su Pasión y su muerte, por su Resurrección y por el don del Espíritu Santo ha introducido en la historia, han introducido nuestras historias, ha introducido en la vida un horizonte diferente. Satanás está ya derrotado, lo ha derrotado Cristo en sí mismo y lo tiene derrotado en nosotros, por mucho que nos enrede y por mucho que él nos pueda hacer morder el polvo y humillarnos.

A veces cuando recibimos alguna situación desagradable o alguna humillación, tendemos en seguida a pensar que es Dios quien nos lo manda. Quien quiere nuestra humillación no es Dios, quien quiere vernos postrados por tierra y destrozados, y tristes no es Dios, nunca. Dios quiere nuestra vida, Dios es el Dios de la vida. Es el enemigo, el que San Ignacio llamaba “el enemigo de la naturaleza humana”, el que quiere vernos llenos de desesperanza, destruido nuestro amor, desconfiando unos de otros, divididos unos de otros y tristes, tristes. El fruto del dominio de Satanás sobre el mundo es la tristeza, es la amargura, es esta tristeza vaga… pero que lo llena todo, que lo invade todo, como la niebla.

Pero yo quiero proclamar delante de vosotros que Satanás está ya vencido; que Satanás puede darnos guerra, lo que son los coletazos de un animal herido y que el amor de Dios -hay muchas palabras en el Evangelio que se podían unir a ésta, cuando Jesús dice: “Nadie puede atar a un hombre fuerte si no viene otro que es más fuerte que él”- se está refiriendo también a Satanás.

Satanás es el fuerte, es más fuerte que nosotros. Tiene más astucia, tiene artes para engañarnos de mil maneras, pero ha venido Uno que es más fuerte que él, y ese Uno más fuerte que él se llama Jesucristo, y Él ha vencido ya en su carne al pecado y a la muerte, y en la medida en que nosotros lo acogemos en nuestra vida, también Él vence en nosotros el pecado y la muerte. No porque no tengamos debilidades. Desde el momento en que hemos conocido a Jesús, todos tenemos necesidad de pedir perdón por nuestros pecados y por nuestras miserias.

Pero nuestras vidas ya no están marcadas como las de los paganos, por lo que nosotros seamos capaces de hacer, porque nosotros seamos capaces de convencer a Dios de que somos buenos. Nuestras vidas están determinadas por el amor infinito de Dios. Y también pasaremos por la muerte, pero tampoco la muerte de un cristiano es lo mismo que la muerte de un pagano, porque nosotros sabemos que morimos, pasamos por la muerte de la mano de Jesús. No morimos jamás solos. Un cristiano no está jamás solo. Un cristiano es miembro del cuerpo de Cristo, y desde el Bautismo tiene la vida divina sembrada en él. (…)

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada
7 de julio de 2013, S. I Catedral

Escuchar la homilía completa

“La experiencia de ver a Cristo generar una humanidad más bella, auténtica y verdadera”

D. Javier gruta de Lourdes

Mons. Martínez, durante la homilía en la gruta de Lourdes.

Extracto de la homilía de Mons. Javier Martínez en una de las Eucaristías celebradas en la Gruta de las apariciones de Lourdes, en el marco de la V Peregrinación diocesana de la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes de Granada a este santuario.

El Señor nos ha bendecido, porque hemos creído sin necesidad de aquello de lo que creía tener necesidad el apóstol Tomás: tocar con sus manos la carne de Cristo, ver sus llagas, ver que el Resucitado era el mismo que él había visto morir sobre la cruz.

No hemos visto de la misma manera que el apóstol Tomás, no hemos visto de la misma manera que vio la Virgen, o que vieron aquellos discípulos que compartieron con Jesús su predicación o sus milagros, y fueron testigos de su Resurrección de una manera inmediata. Y sin embargo, no podemos decir que hayamos creído sin haber visto. Nosotros hemos visto, y hemos visto a Cristo, le hemos visto actuando en su cuerpo, el hecho mismo que estamos celebrando ahora mismo es un signo de que Cristo vive.

Personas que apenas nos conocemos, o que no nos conocemos en absoluto, y sin embargo, a diferencia de lo que sucede en el mundo, cuando quien nos convoca es el Señor, o nos convoca su Madre, se crea una relación inmediatamente, que es la relación entre los miembros del Cuerpo de Cristo, que es una relación de familiaridad, yo diría que más que de familiaridad, porque somos, como decía San Pablo, miembros los unos de los otros. Nadie podemos concebirnos a nosotros mismos aislados de los demás; somos parte de ese Cuerpo al que Cristo le ha entregado su propia vida. Somos hijos de Dios que vivimos en la libertad de los hijos de Dios.

Y podemos decir con certeza que Cristo vive, y no simplemente como una idea que hemos aceptado en nuestro corazón, o una creencia que nosotros tenemos porque somos cristianos y nos ha tocado crecer en una familia cristiana, o en un país cristiano. Tenemos la experiencia de que Cristo vive y la certeza de que Cristo vive, porque le vemos actuar en la vida de los hombres de una manera que no corresponde a la naturaleza, que sólo corresponde al poder salvador del amor infinito de Dios. Y ése es el fundamento de nuestra fe: la experiencia de ver a Cristo generar constantemente, no parar de generar constantemente, una humanidad más bella, más auténtica, más verdadera, más correspondiente a los anhelos profundos de amor, de verdad y de bien que hay en nuestro corazón. Y también sabemos que eso no es posible porque cada uno de nosotros lo hemos intentando fabricar miles, cientos de miles de veces, y no somos capaces, y aquello que nosotros no somos capaces de hacer, el Señor lo da a sus amigos mientras duerme, sin ningún esfuerzo, como un regalo, como una gracia.

Ese regalo y esa gracia es la fe, un regalo que vale más que la vida, y la experiencia de estos días nos ayuda a comprenderlo también, porque la vida sin el don de la fe, la vida con todas sus fatigas, con sus dolores, con las enfermedades, con el paso del tiempo, con la proximidad de la muerte, sin el don de la fe, nos avocaría inevitablemente, irremediablemente, a vivirla como una tragedia, o a tener que olvidarnos de ella, de todas esas circunstancias difíciles, y del hecho ciertamente de nuestra condición mortal, a tratar de evadirnos y escapar, a base de olvidarnos  de que estamos avocados necesariamente a la muerte. Sólo la fe en Jesucristo nos permite vivir todo sin que ni nuestra esperanza ni nuestra alegría, tentadas muchas veces por el enemigo sin duda ninguna, se destruyan, y que incluso cuando se han destruido, basta volver la mirada al Señor, como el buen ladrón en la Cruz, basta decirle: “Señor, acuérdate de mí cuando estés en tu Reino”, y sencillamente el corazón se regenera, la alegría renace, el Señor, en el perdón de los pecados, nos abraza de nuevo y regenera nuestra vida, como el día de nuestro bautismo, sencillamente. Y nos hace posible y razonable volver a amar la vida, volver a amarnos a nosotros mismos, humildemente. Poder a amar a los demás no como quien busca en ello un escape tampoco, una distracción, sino poder mirar a la humanidad con la misma ternura, con el mismo amor, con la misma delicadeza y con la misma mirada de misericordia con la que el Señor nos mira a cada uno de nosotros. Ése es el don de la fe. (…)

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

Julio de 2013. Santuario de Lourdes

Escuchar la homilía completa

Clausura del curso de la Delegaciones de Pastoral de Juventud y Universitaria

Cena Clausura Curso Pastoral JuventudHace unos días, los responsables de la evangelización a los jóvenes de Granada, de la Pastoral de Juventud y de la Pastoral Universitaria, celebraron la Eucarística y una cena en la Casa de los Salesianos de Cartuja para clausurar el curso pastoral.

Fue un encuentro para dar gracias a Dios por un año intenso y muy rico en experiencias, por haber compartido tantos momentos y actividades con los jóvenes de Granada, y para despedir a algunas personas que han trabajado en la Pastoral Juvenil de nuestra Diócesis, que se trasladan a otros lugares para continuar su misión.

Este es el caso de Jose Vargas, misionero comboniano, que se marcha a Roma, de Eva Maldonado y Beatriz Gámiz, Hijas de Cristo Rey, que se trasladan a Sevilla y a Senegal, respectivamente, y Silvia Blanco, de Pureza de María, que se marcha a Bilbao.

Jose, misionero comboniano
Joselín es misionero comboniano, ha vivido 10 años en Brasil y anteriormente en Perú. Desde 2005 ha vivido en Granada, y ahora lo destinan a Perú de nuevo, pero antes pasará un año en Roma. Su labor en nuestra Diócesis ha sido la formación de futuros misioneros, y apoyar a la Pastoral de Juventud con un grupo de agentes de Pastoral, de diferentes congregaciones religiosas de Granada, que lleva dos años funcionando, con el objetivo de acompañar a la juventud en su encuentro con Cristo.

Eva y Beatriz, Hijas de Cristo Rey
Eva M. Maldonado y Beatriz Gámiz han colaborado también con el equipo de agentes de Pastoral en la Delegación Diocesana de Juventud.

Beatriz ha vivido durante tres años en nuestra Diócesis, y ahora se traslada a Senegal. Ella gradece a los agentes de Pastoral haber compartido y vivido esta experiencia de fe junto a ellos: “El ambiente que se ha respirado durante estos años ha  sido un ambiente de fraterno y familiar. Se han forjado incluso, relaciones preciosas entre unos agentes de pastoral y otros, que nos hacen vislumbrar cómo el Señor nos regala cien veces más cuando nos disponemos a dar lo que somos y tenemos”.

Eva M. Maldonado, se marcha a Sevilla tras su paso por la Diócesis de Granada. Además de trabajar con la Pastoral de Juventud, ha colaborado también en otros campos: ha impartido catequesis en la Virgen de las Angustias, ha trabajado en la Delegación diocesana de catequesis, y en la Confederación Española de Religiosos (CONFER).

Asimismo, estas dos Hijas de Cristo Rey han trabajado en el grupo en el grupo de evangelización a los jóvenes de Granada, formado por 40 participantes (religiosos, laicos y sacerdotes diocesanos).

Nuevas incorporaciones
Para el próximo curso, la Pastoral de Juventud prepara un programa de nuevos proyectos y actividades, y se incorporarán nuevos colaboradores. Entre ellos, trabajarán en la Pastoral dos personas de la Comunidad de Shalom en Granada, un hermano franciscano de Orden de la Cruz Blanca, una chica del Grupo Seglar de las hermanas teresianas, y una persona de otra congregación.