Obituario de Pepe González, voluntario en la prisión de Granada y miembro de Equipos de Nuestra Señora

Pepe González, el segundo por la derecha.

Pepe González, el segundo por la derecha.

Conocí a Pepe González hace ya mucho tiempo, en una comunidad cristiana que iniciaba su andadura en la Parroquia de Regina Mundi,  y ya desde entonces destacaba la presencia de este hombre, después gran amigo, por su humildad, su prudencia, su entrega y su generosidad.

Desde muy pronto, Pepe había aprendido que el seguir a Jesús no era ni una religión, ni la concatenación de unos ritos, ni la búsqueda de la mera  tranquilidad de conciencia; para él, el seguimiento de Jesús pronto significó el estar siempre disponible, el no tener como suyo ni el dinero, ni el tiempo ni la comodidad, si todo eso era necesario para saciar la necesidad de otros o conseguir su felicidad. Había aprendido, y así lo constatamos sus amigos, que ser cristiano consiste básicamente en ser profundamente humano. ¡Y cuántos ejemplos de humanidad nos dio Pepe a todos!

Profesionalmente trabajó casi toda su vida en el Colegio de Arquitectos, como Jefe de Administración y Secretaría del mismo, y al Colegio le dedicó su tiempo, a veces más de la cuenta, en detrimento de su familia, y a él le ofreció sus afanes y sus ilusiones. Era el alma mater del mismo, el hilo conductor que posibilitaba el traspaso de poderes tranquilo y apacible entre unos Decanos y otros, porque él trabajó con la misma lealtad y la misma honradez para unos y para otros. ¡Cuántas pruebas de abnegación y de honradez en la entrega de este gran hombre! Hoy que tantos buscan el dinero como una tabla de salvación para sus vidas, Pepe era el hombre más honrado que he conocido, y de ello pueden dar fe todos los arquitectos que le conocieron,  que fueron muchos, porque tenía muy claro que el que no es limpio en el dinero no es limpio en la vida. Jubilado antes de tiempo, en contra de su voluntad, un trabajador como él no podía permanecer ocioso, y un día se presentó en el INEM ofreciéndose a trabajar, gratuitamente, puesto que ya tenía su pensión, en beneficio de los demás. Aquello sorprendió y  dejó admirados a cuantos le escuchaban.

Ya jubilado, entró a formar parte de los Equipos de Nuestra Señora, movimiento de matrimonios cristianos, y allí conoció al Consiliario, Fernando Cañavate, capellán de la cárcel, y a través de él entró a colaborar en la Prisión de Granada, apoyando a los internos en cuanto necesitaban: consejo, gestiones, diálogo, enseñanza, dinero…y, sobre todo, consuelo y esperanza. Algún preso llegó a decirle que si hubiera tenido un padre como él nunca habría entrado en la cárcel. Allí, en prisión, al servicio de los más necesitados de la sociedad, entregó la parte de vida que aún le quedaba. Un año antes de morir le pidió a Fernando Cañavate dejar de visitar los módulos más fáciles, los llamados “ de respeto” para entrar en aquellos otros más conflictivos donde sus componentes más atención requieren. Ese ejemplo de bondad  lo continúan en su propia vida su viuda, Amalita, una mujer encantadora y adorable; y sus hijos, modelo de bondad y de entrega profesional y humana: José, Belén y María Jesús. ¡Que Dios os bendiga!

Un hombre íntegro nos ha dejado, un ejemplo de honestidad en un mundo cargado de corrupción e intereses se nos ha ido, una bandera de entrega a los débiles en un mundo donde sólo cuentan los poderosos se ha plegado, un cristiano seguidor del Evangelio que sabía que nada de lo suyo le pertenecía como propiedad privativa se ha ido hacia la morada del Padre. De él nos quedan sus obras, su ejemplo, su generosidad y su hombría de bien. Su amistad nos ha hecho mejores, y su recuerdo nos estimula y nos lanza al compromiso. Descansa ya amigo Pepe, tu legado y tus ideales intentaremos mantenerlos,  a toda costa, en un mundo donde sopla un viento agitado que nada tiene que ver con ellos.

Juan Santaella López.

Anuncios
Publicado en Diócesis. Etiquetas: . Leave a Comment »

Ordenado un nuevo presbítero y cuatro diáconos para la Diócesis de Granada

OrdenacionesNuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, ordenó ayer, domingo 30 de junio, en la Festividad del Óbolo de San Pedro, a un nuevo presbítero y cuatro diáconos para la Diócesis de Granada.

La Ordenación tuvo lugar en la S.I. Catedral, en la Eucaristía de las 12:30 horas, presidida por Mons. Martínez, y concelebrada por los sacerdotes diocesanos y los acólitos, a la que asistieron familiares, amigos y las comunidades cristianas de los nuevos diáconos y presbítero.

Moisés Fernández, del Seminario Mayor San Cecilio, fue ordenado sacerdote, y Emmanuel Jesús Vega, del mismo Seminario, Tommaso Bernetti, Moisés David Mendoza y Pau Codina, del Seminario misionero diocesano Redemptoris Mater, fueron ordenados diáconos.

Mons. Javier Martínez, habló en la homilía del sacramento del Orden sacerdotal:Imposición de manos

(…) “Todos los sacramentos, misteriosamente, sacramentalmente, simbólicamente, aunque hay que matizar mucho la palabra símbolo, hacen presente a Jesús vivo y sacramentado, pero sólo hay uno en el que esa presencia se hace carne humana, todos los sacramentos provocan de alguna manera la Encarnación del Hijo de Dios y su acto de entrar en la historia, pero hay un sacramento en el que esa prolongación de la Encarnación tiene rostro, tiene una fisionomía propia, es humana, como era humano el rostro de Cristo nacido de la Virgen cuando anunciaba el Reino por los caminos de Judea, de Palestina, de Galilea, de Samaria, como en el Evangelio de hoy, y ese sacramento es el sacramento del Orden sacerdotal”. (…)

Comunión“Sin la sucesión apostólica, que es el sacramento del Orden en la forma originaria en los apóstoles y sus sucesores, a quienes Cristo entrega su presencia sacramental, y sin sus colaboradores los presbíteros no habría Bautismo, no habría Perdón de los pecados, no habría Eucaristía”. (…)

Tras la homilía, se celebró el rito de consagración de los nuevos diáconos y el nuevo presbítero, con la oración de toda la Iglesia unida por ellos y la imposición de manos. Moisés Fernández, ya ordenado sacerdote concelebró la Eucaristía, y los nuevos diáconos, junto a los sacerdotes diocesanos y Moisés dieron la comunión a los fieles.

Ver vídeo de la celebración

Escuchar la homilía del Arzobispo

Ver galería fotográfica

“Todos los sacramentos son acciones de Cristo resucitado vivo”

Mons. Javier MartínezExtracto de la homilía de Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, en la celebración de las Ordenaciones sacerdotal y diaconales de Moisés Fernández, como nuevo presbítero, y Tommaso Bernetti, Emmanuel Jesús Vega, Moisés David Mendoza y Pau Codina como diáconos, el 30 de junio de 2013, en la S.I. Catedral.

Queridísima Iglesia del Señor, reunida tan gozosamente y de una manera tan desbordante en esta hermosa mañana, muy queridos sacerdotes concelebrantes, queridos Moisés, Emmanuel, Moisés David, Pau, Tommaso, queridos hermanos todos:

Simplemente, el hecho de que estemos aquí pone de manifiesto y proclama cómo la Iglesia vive una ordenación, cómo la Iglesia vive su percepción de la importancia, del significado que tiene para la entera Iglesia el Sacramento del Orden que hoy será administrado en el Orden del Presbiterado y en el primero de los Órdenes, en el del Diaconado, de cinco hermanos nuestros, cuyos padres, familiares y las comunidades estáis aquí.

Dios mío, hay algo en la percepción vuestra que nos dice a todos la necesidad que el pueblo cristiano tiene del sacerdocio, y lo que aprecia la figura del sacerdote. El otro día, una anécdota bien sencilla, enviando a un sacerdote a un lugar donde no hay un sacerdote de manera estable, aunque habían ido sacerdotes a atenderlo, y me contaban después que había sido una verdadera fiesta pensar que van a tener un sacerdote dedicado a ellos permanentemente, y algo parecido expresa esta mañana.

Todos los sacramentos son acciones de Cristo Resucitado vivo. Los sacramentos, todos ellos, nunca son cosas que nosotros hacemos por Dios, nunca son obligaciones que nosotros tenemos que “cumplir” de alguna manera como unos deberes que uno cumple, como con leyes de tráfico o de otro tipo. Los sacramentos son regalos que el Señor nos hace, y el contenido de ese regalo es Él mismo, siempre, en formas diferentes: en el Bautismo, en la Confirmación, en la Eucaristía, en el Matrimonio…

Como hay tanta confusión en el matrimonio en estos momentos, dejadme detenerme un momento ahí. El matrimonio no es un sacramento porque sea una ceremonia que se celebra en la Iglesia y que bendice normalmente un sacerdote, salvo en caso de necesidad, sino que el matrimonio expresa el regalo que Cristo hace de su propia vida a los esposos en su propio amor. Y es sacramento, no en el momento en que se está celebrando en la iglesia, es sacramento en toda la vida de los esposos.

En ella, Cristo se hace signo vivo de cómo el marido está llamado a dar su vida por su esposa como Cristo la da en el altar, y adaptarse y a dejarse descuartizar por su esposa como el Cuerpo de Cristo se rompe y su sangre se entrega por nosotros, por su esposa la Iglesia, y a cómo la mujer debe darse y amar al marido y a sus hijos. Pero el matrimonio, el amor de los esposos, es como el pan y el vino en la Eucaristía, Cristo se hace presente, y basta ver a un matrimonio cristiano cuando lo es para poder reconocer ‘aquí está Cristo, aquí está Dios, hay algo misterioso’. El espesor de la misericordia, del amor, del perdón… uno hace presente el misterio de Cristo. Lo mismo en la Unción a los enfermos.

De alguna manera, el sacramento -no voy a decir el primordial, en los textos del Concilio, recogiendo la Tradición, la Iglesia nace del Bautismo, y la Eucaristía es una fuente de la plenitud de la vida de la Iglesia-, y sin embargo, de alguna manera, intuimos que todo eso es posible, es decir, la presencia de Cristo en los demás sacramentos, y no sólo en los demás sacramentos, sino en la vida cotidiana de la Iglesia, en nuestras vidas en el mundo, son posibles gracias a otro sacramento en el que el Señor ha querido hacerse presente de una manera personal.

Todos los sacramentos, misteriosamente, sacramentalmente, simbólicamente -aunque hay que matizar mucho la palabra símbolo-, hacen presente a Jesús vivo y sacramentado. Pero sólo hay uno en el que esa presencia se hace carne humana; todos los sacramentos prolongan de alguna manera la Encarnación del Hijo de Dios y su acto de entrar en la Historia, pero hay un sacramento en el que esa prolongación de la Encarnación tiene rostro, tiene una fisionomía propia, es humana, como era humano el rostro de Cristo nacido de la Virgen cuando anunciaba el Reino por los caminos de Judea, de Palestina, de Galilea, de Samaría, como en el Evangelio de hoy. Y ese sacramento es el sacramento del Orden Sacerdotal.

Sin la sucesión apostólica, que es el Sacramento del Orden en su forma originaria en los apóstoles y sus sucesores a quienes Cristo entrega su presencia sacramental, y sus colaboradores los presbíteros, no habría bautismo, perdón de los pecados, eucaristía. Y soy consciente que el Bautismo lo puede administrar en caso de necesidad cualquier cristiano, e incluso no cristiano podría administrar el bautismo con tal de que él quisiera hacer lo que hace la iglesia. Pero es curioso que el bautismo de adultos está reservado al obispo, para significar que en la sucesión apostólica está depositado el espíritu y la distribución, la administración de los dones del Espíritu, pero no habría eucaristía, perdón de los pecados… Es curioso que el primer sacramento que se pierde en la reforma, que llamamos protestante, es el Sacramento del Orden, y perdido el Sacramento del Orden se ha ido perdiendo poco a poco los demás. (…)

Perdido el sacerdocio, se pierde todo lo demás y el cristianismo queda reducido a una ética, a unos principios morales, a unos comportamientos, a unas reglas de vida o de  juego, extraordinariamente empobrecido. Por eso, se puede decir que el Sacramento del Orden, que acontece y hace esta mañana a través de mis pobres manos, es, de alguna manera, el que el pueblo cristiano vive como más necesario para asegurar la vida de la Iglesia en su realidad global, para poder asegurar el poder participar cada domingo en la Eucaristía, para poder recibir el perdón de los pecados –un sacramento que hay que recuperar, justo porque hemos perdido la dimensión personal de la acción de dios en nosotros, y de nuestra relación con Dios; qué poca importancia le damos en la vida de la Iglesia, cuando es lo que más necesitamos, cuando era uno de los puntos centrales del ministerio de Jesús, si no el más central de todos-. (…)

El Señor en el Sacramento del Orden ha querido hacerse presente, prolongar la Encarnación de una manera humana. Os pide vuestras vidas. Eso es lo que significa para vosotros, diáconos, el compromiso del celibato: que vuestras vidas ya no van a ser vuestras, son explícita y públicamente del Señor. Es algo que vale para todos los cristianos en cierto modo, toda la Iglesia llamada a vivir. Cristo murió por nosotros, para que no vivamos ya para nosotros mismos, sino para Aquél que por nosotros murió y resucitó. Eso se hace forma de vida tanto en el ministerio sacerdotal como en la virginidad consagrada. (…)

+ Javier Martínez

Arzobispo de Granada

30 de junio de 2013, S.I. Catedral

Ver vídeo

Escuchar la homilía del Arzobispo

Un nuevo sacerdote y cuatro nuevos diáconos para la Diócesis de Granada

Moisés Fernández Martín.

Moisés Fernández Martín.

El próximo domingo, 30 de junio, Día del Papa y Colecta del Óbolo de San Pedro, la Diócesis de Granada acoge la celebración de Ordenaciones Sacerdotal y Diaconal de cinco jóvenes que se están formando en los Seminarios diocesanos “San Cecilio” y misionero “Redemptoris Mater” de Granada.

Las ordenaciones serán a las 12:30 horas, en la Santa Iglesia Catedral, de manos del Arzobispo, Mons. Javier Martínez, y concelebrada por los Rectores de los seminarios Mayor y misionero, junto con el Seminario Menor “Virgen de Nazaret”, el Cabildo de la Catedral, y los familiares y fieles de Granada.

Jóvenes
Moisés Fernández Martín, de 24 años y natural de la localidad granadina de Albondón, será ordenado sacerdote, tras recibir su formación en el Seminario diocesano “San Cecilio”. “Tras un tiempo de discernimiento vi que el Señor me llamaba a ser sacerdote. En este camino que me ha propuesto el Señor me está haciendo muy feliz y cada día me sorprende con nuevas cosas”, ha afirmado Moisés Fernández con motivo de su próxima ordenación sacerdotal.

Moisés Fernández celebrará su primera Eucaristía el lunes día 1, a las 19:30 horas, en la iglesia parroquial de San Luis IX, Rey de Francia, en la localidad de Albondón, de donde es natural.

Enmanuel Jesús Vega Rodríguez.

Enmanuel Jesús Vega Rodríguez.

Los cuatro jóvenes que recibirán el Sagrado Orden del Diaconado son Enmanuel Jesús Vega Rodríguez -procedente del Seminario diocesano “San Cecilio”-, y Tommaso Bernetti Evangelista, Moisés David Mendoza Urrutia y Pau Codina Lletjós, procedentes del Seminario “Redemptoris Mater”. Asimismo, son las primeras ordenaciones de diáconos procedentes de este Seminario misionero que está implantado en Granada desde el año 2005.

Enmanuel Jesús Vega es natural de Motril y tiene 27 años. Comenzó a preparar oposiciones para ser Guardia Civil y una vez conseguidas, ejerciendo ya en el trabajo para el que tanto había deseado, se planteó seriamente la llamada del Señor de vocación sacerdotal, que se reflejaba en una inquietud de su corazón que no se satisfizo una vez lograda su meta de ser miembro de la Benemérita.  Actualmente, se está formando para ser sacerdote diocesano en el Seminario “San Cecilio” y el domingo será ordenado diácono.

Tommaso Bernetti Evangelista.

Tommaso Bernetti Evangelista.

Tommaso Berneti es de Fermo (Italia), tiene 27 años y procede de una familia que se marchó a México como familia de misión en el Camino Neocatecumenal. “El Señor me tocó el corazón”, afirma Tommaso sobre su decisión de iniciar un camino de vocación sacerdotal, que comenzó durante una misión en un pueblo de la montaña en Italia, con el Camino Neocatecumenal, tras escuchar a un seminarista que habló de su experiencia. El domingo se ordena diácono y su formación se lleva a cabo en el Seminario “Redemptoris Mater”.

Moisés David Mendoza.

Moisés David Mendoza.

Moisés David Mendoza tiene 27 años y es natural de San Salvador (El Salvador). También conoció a unos seminaristas del Camino Neocatecumal que mostraban una vida nueva y una alegría que deseaba para sí mismo. Hoy se está formando en el Seminario “Redemptoris Mater” para dedicarse a la misión.

Pau Codina Lletjós

Pau Codina Lletjós

Pau Codina es de Barcelona y tiene 26 años. Su decisión de comenzar un camino en el sacerdocio tuvo lugar durante la Jornada Mundial de la Juventud en Canadá, en el año 2002, cuando se encontró con un seminarista y quedó impresionado por la experiencia de vida de fe que tenía. “Esto que tiene él lo quiero yo”, afirma Pau Codina recordando aquel encuentro. Asimismo, Pau Codina recuerda que de niño su meta era convertirse en un profesional del fútbol y llegó a jugar, siendo niños, con Piqué, el jugador del F.C Barcelona. Un anhelo que, sin embargo, no le llenaba el corazón. Actualmente, Pau Codina se está formando en el Seminario misionero “Redemptoris Mater” en Granada y el domingo recibe el Sagrado Orden del Diaconado.

La Diócesis de Granada participó en el X Encuentro Misionero de Jóvenes organizado por Obras Misionales Pontificias

Encuentro_misionero_jovenesLa Pastoral Universitaria de Granada participó en el X Encuentro Misionero de Jóvenes, que se celebró en la Conferencia Episcopal, del 12 al 14 de abril, organizado por Obras Misionales Pontificias (OMP) bajo el lema “De la misión a la fe”.

Concretamente, de la Fundación Ahoringa Vuelcapeta, creada por la Pastoral Universitaria de Granada, participaron en el Encuentro tres jóvenes y el Delegado, D. José Antonio Villena.

Ana Lara, una de las participantes de Granada, habla de lo que ha aprendido en las jornadas: “Se han dado varias conferencias sobre como la Iglesia envía en Misión, que no es solamente la cooperación o la ayuda que tú puedas prestar en un país pobre, sino como vas enviado por la Iglesia, y se habló mucho de eso en el Encuentro”.

En relación a los jóvenes misioneros, Ana Lara, comenta: “Me ha gustado también mucho el encuentro porque, tanto que se habla de que los jóvenes no están comprometidos, y que los jóvenes no se preocupan por los demás… pues me ha alegrado mucho ver llegar allí y ver a tanta gente joven comprometida con proyectos muy serios de misión fuera”.

Las ponencias estuvieron enfocadas a la Misión desde la fe. El Encuentro comenzó con la proyección de la película Érase una fe, que trata sobre dos jóvenes que recorren el mundo para conocer la experiencia de la fe en otros países.

Asimismo, la Hija de la Caridad Sor Sabina Iragui ofreció un testimonio de misión en Ruanda, y Juan Carlos Carvajal, profesor de la Universidad San Dámaso, habló sobre el camino que siguen los que vuelven a la fe, según su origen, y lo diferente que es la forma de acercamiento a Dios de uno que ha nacido en un ambiente cristiano, que uno que no ha conocido la Iglesia nunca.

Después, los jóvenes se reunieron por grupos para compartir sus testimonios y comentar las ponencias. La puesta en común del trabajo de los grupos fue grabada, y el resultado será la aportación deEncuentro_jovenes_misioneros2 OMP España a la JMJ de Brasil.

Desde Brasil, Antonio Mateo, responsable del Voluntariado Internacional de la Jornada, explicó a los jóvenes por videoconferencia que ya está todo en marcha para Jornada Mundial de la Juventud, al que asistirán aproximadamente tres millones de peregrinos.

El domingo comenzó con las experiencias de cuatro jóvenes que, en una mesa redonda, contaron cómo la misión había reforzado en ellos la fe. También, Francisco González, sacerdote misionero, dio testimonio de su vocación, y de su labor en República Dominicana y en Mozambique. Por último, el laico Antonio José Gómez, habló de sus experiencias misioneras en América y en África, y Toni Martorell, entrenador de baloncesto profesional, habló de la superación de los chicos discapacitados a los que entrena.

El encuentro culminó con la celebración de la Eucaristía, presidida por monseñor Braulio Rodríguez Plaza, arzobispo de Toledo y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones. En su homilía, el prelado explicó, al hilo del Evangelio (Jn 21, 1-19), que el hecho de amar a Dios conlleva encargarse de las ovejas, de los demás. “La fe no te pertenece, te la han dado otros”, afirmó como conclusión, y subrayó que si los discípulos no hubieran salido a la misión fuera de Jerusalén, no hubiera llegado a nosotros en anuncio del Evangelio.

Publicado en Diócesis. Etiquetas: , . Leave a Comment »

Día del Seminario en Granada

Día del Seminario 2013_cartelSerá el domingo 17 y se celebrará en la S.I Catedral con la Admisión a las Sagradas Órdenes de cinco seminaristas: tres del Seminario diocesano “San Cecilio” y dos del Seminario Redemptoris Mater, en la Eucaristía de las 13 horas.

Como todos los años, en torno a la fiesta de San José, que tiene lugar el martes 19, celebramos el Día del Seminario, con el lema “Sé de quién me he fiado” (2 Tim 1,1). En concreto, en nuestra Diócesis el Día del Seminario lo celebramos el domingo 17. Las colectas ese día en las parroquias y templos irán destinadas a la formación de nuestros seminaristas, que un día atenderán nuestras parroquia y nos asistirán en los Sacramentos.

El Concilio Vaticano II, en el Decreto Optatam totius, destaca la importancia del Seminario para la vida de las parroquias y el afecto y apoyo que ha de recibir por parte de toda la comunidad diocesana. Dice así: “Todos los sacerdotes deben considerar al Seminario como el corazón de la diócesis y prestarle gustosamente su ayuda”.

Coincidiendo con la celebración del Día del Seminario, en Granada tendrán lugar la Admisión a las Sagradas Órdenes de cinco seminaristas: tres del Seminario diocesano “San Cecilio” y dos del Redemptoris Mater.

Se trata de Alberto Sedano, de la localidad de Armilla; de Fernando Rodríguez, de la población de Busquístar, y de Fernando Luis Roca, de Granada. Por su parte los seminaristas del Redemptoris Mater son Carlos Peñafiel, natural de Fuentevaqueros; y Esteban Torres, de Argentina. La Admisión a las Sagradas Órdenes tendrán lugar ese domingo durante la Eucaristía de las 13 horas, en la Santa Iglesia Catedral, con nuestro Arzobispo Mons. Javier Martínez.

San José
Por otra parte, el martes 19, Solemnidad de San José, Esposo de María, es día de precepto en la Diócesis de Granada, tal y como se estableció en el año 2009 con la disposición para la Provincia Eclesiástica de Granada con motivo de esta Solemnidad. No obstante, y dado que en el calendario es laboral, se dispensa del obligado descanso laboral a los fieles que se vean precisados a desarrollar su trabajo habitual en esos días.

Los jóvenes de la Comunidad de Shalom que se integrarán como nuevo Carisma en la Diócesis están ya en Granada

Muchos miembros de esta Comunidad estuvieron en Granada en los "Días en las Diócesis" de la JMJ Madrid.

Muchos miembros de esta Comunidad estuvieron en Granada en los “Días en las Diócesis” de la JMJ Madrid.

La Diócesis de Granada acoge a cuatro jóvenes brasileños de la Comunidad Católica de Shalom, que preparan su integración como nuevo carisma en Granada para los próximos días.

De momento, los jóvenes Herika, André, Luzineia y Rosileno se encuentran hospedados en el Seminario Mayor y aprovechan estos días para conocer la Diócesis, aprender la lengua española, y preparar en reuniones con el Arzobispo la nueva integración del movimiento en Granada.

La nueva comunidad que se fundará en Granada de este Carisma será, a su vez, la primera en España.

Carisma
Es un movimiento que nació en Brasil en 1982, dedicado especialmente a la Evangelización de los jóvenes, y a difundir la paz de Jesucristo, ya que Shalom significa paz.

La Comunidad Católica Shalom está formada por matrimonios, hombres y mujeres consagrados, jóvenes y adultos en búsqueda de la propia vocación, sacerdotes, unidos por la llamada a vivir el carisma de Shalom que se caracteriza por la contemplación, la unidad y la evangelización.

Fueron unos jóvenes universitarios los que iniciaron la Comunidad de Shalom, que bajo la orientación de Moysés Louro de Azevedo Filho y el apoyo del Arzobispo de Fortaleza (Brasil), abrieron un local de bocadillos unido a una librería para la acogida y la evangelización de los jóvenes: fue el primer Centro Shalom.

La Comunidad Católica Shalom cuenta con unos 2.300 miembros y está presente en 8 países de Europa, Norteamérica, Oriente Medio y Sudamérica.

Festival Aleluya
Nuestro arzobispo, Mons. Javier Martínez, participó el pasado verano en el Festival Aleluya, que se celebró en Fortaleza (Brasil), organizado por la Comunidad de Shalom.

Este Festival de baile, música, danza y teatro atrae la atención de miles de jóvenes, que han descubierto que hay una forma diferente de diversión, sin por ello renunciar a una vida plena y verdadera, encontrada en la fe cristiana.

Ver el video del Festival Aleluya